Lectura de hoy

Las prioridades

Lucas 10:38-42

Aconteció que, yendo de camino, entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió...

REFLEXIÓN

Cuenta un hombre esta historia: De niño, mientras crecía, conocí un hombre que me parecía...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

H.06.- La era de la ley

Lecturas Estudio que analiza con detalle la era de la ley ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

La vasija agrietada

Publicación:  Wednesday 10 April 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales. Sabéis que cuando erais gentiles se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos. Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios dice de Jesús: «¡Sea anatema! », como tampoco nadie puede exclamar: «¡Jesús es el Señor! », sino por el Espíritu Santo.
Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de actividades, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.
1 Corintios 12:1-6


Reflexión

Un cargador de agua en la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo que él llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía una grieta, mientras que la otra era perfecta y entregaba el agua completa al final del largo camino a pie desde el arroyo hasta la casa de su patrón.

Cuando llegaba, la vasija rota solo contenía la mitad del agua. Por dos años completos esto fue así diariamente. Desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía conseguir la mitad de lo que se suponía debía hacer.

Después de dos años le habló al aguador diciéndole: "Estoy avergonzada de mi misma y me quiero disculpar contigo"... ¿por qué? le preguntó el aguador.

Porque debido a mis grietas, solo puedes entregar la mitad de mi carga. Debido a mis grietas, solo obtienes la mitad del valor de lo que deberías.

El aguador se sintió muy apesadumbrado por la vasija y con gran compasión le dijo: "cuando regresemos a la casa del patrón quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino. Así lo hizo y en efecto vio muchísimas flores hermosas a la vera de la senda, pero de todos modos se sintió muy apenada porque al final solo llevaba la mitad de su carga.

El aguador le dijo: ¿Te diste cuenta de que las flores solo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise obtener ventaja de ello, sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde tú vas dejando el agua y todos los días tú las has regado.

Por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar la mesa de mi maestro. Sin ser exactamente como eres, él no hubiera tenido esa belleza sobre su mesa.

Mis queridos hermanos y amigos, cada uno de nosotros tiene sus propias grietas y Dios lo sabe. Tengamos paz. En la gran economía del Señor, nada se desperdicia.

Que Dios te bendiga