Lectura de hoy

Aprisa

Proverbios 1:7

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría...

REFLEXIÓN

Cierta vez, un conductor se desplazaba por una autopista a una velocidad excesivamente alta...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.09.- El Espíritu Santo

Lecturas El presente estudio profundiza en la tercera persona de la Trinidad, El Espíritu Santo. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

En que Creemos
En que Creemos
  • Las Sagradas Escrituras: Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios. Los sesenta y seis libros canónicos de la Biblia, como originalmente fueron escritos, fueron inspirados por Dios, consecuentemente son libres de error. Ellos constituyen la única guía infalible de fe, práctica y conducta. Es la única fuente de revelación divina y enseña lo que es necesario para la Salvación. Es el estándar bajo el cual la conducta cristiana es evaluada.
  • La Trinidad y Dios: Hay un solo Dios, el Creador y Preservador de todas las cosas, infinito en su ser y en su perfección. Él existe eternamente en tres personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, quienes son una misma sustancia y con igual poder y gloria.
  • Dios Padre: Creemos en Dios Padre, infinito y perfecto en santidad, sabiduría, poder y amor. Creemos que Él infaliblemente sabe y conoce de antemano lo que va a ocurrir, que le preocupa y se ocupa de forma misericordiosa de los asuntos de los creyentes, que oye y contesta toda oración, que perdona a toda persona que viene a Él a través de Jesús y su sacrificio expiatorio.
  • Jesús: El eterno preexistente Hijo se encarnó sin la intervención de un padre humano, concebido por el Espíritu Santo, nació de María la virgen. Tanto la naturaleza humana como la divina están presentes en una Persona, ambas naturalezas son completas, perfectas y diferentes. Para efectos de la salvación, Él vivió una vida sin pecado y murió en la cruz sustituyendo al pecador, dando su sangre como remisión de los pecados. Al tercer día Él resucitó en cuerpo, el cual había sido colocado en una tumba. Ascendió al cielo a la derecha del Padre, desde donde ejerce su ministerio de intercesión. Él regresará de nuevo, visible y en persona, para consumar el eterno plan de Dios.
  • El Espíritu Santo: Aplica al hombre el trabajo de Jesucristo. Por justificación y adopción al hombre se la ha dado potestad de presentarse delante de Dios, por regeneración, santificación y glorificación la naturaleza del hombre es renovada. El Espíritu Santo equipa y prepara al pueblo de Dios para el trabajo encomendado que incluye evangelismo, edificación y las buenas obras preparadas de antemano por Dios. Convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio.
  • La Salvación: El hombre, creado a la imagen de Dios, por su desobediencia cayó de su situación sin pecado por sugerencia de satanás. Esta caída colocó al hombre en un estado de pecado y en muerte espiritual y trajo a todo el género humano la sentencia de muerte eterna. Desde esta condición el hombre solamente puede ser salvo por la gracia de Dios, a través de la fe, sobre la base de la obra de Jesús, el Cristo, y por el trabajo de convencimiento del Espíritu Santo.
  • El creyente: Habiendo llegado a Dios a través de Jesús, es responsable de vivir una vida separada del pecado y caracterizada por el fruto del Espíritu. Es su responsabilidad contribuir al esparcimiento universal del evangelio y a llevar a cabo las obras a las cuales ha sido llamado.
  • La Gloria de Dios: Creemos y afirmamos que la Salvación es de Dios, ha sido realizada por Dios y es para su gloria. Consecuentemente debemos vivir nuestras vidas bajo la autoridad de Dios y solamente para Su gloria.
  • La Iglesia: Creemos en la iglesia universal, como cuerpo espiritual del cual Jesús es la cabeza y todos los creyentes somos miembros. Creemos en el conjunto de creyentes que localmente se congregan para:
    • Escudriñar las escrituras y adorar presentándose ante Dios como sacrificio vivo y santo que es la rendición del culto a su Divinidad.
    • Acompañarse en su vida diaria y ayudarse en los momentos difíciles
    • Crecer en el servicio a los necesitados
    • Proactivamente alcanzar a otras personas no creyentes para que vengan a Jesús y entreguen su vida al Salvador.
  • Las ordenanzas: Creemos que el Señor Jesucristo dejó claramente dos ordenanzas de culto a su iglesia, el Bautismo en agua y la Cena del Señor.
    • Creemos que el bautismo cristiano es la inmersión del creyente en agua, tal y como lo hizo Jesús y que ese acto se debe realizar en el nombre del trino Dios.
    • Creemos que la Cena del Señor fue instituida por Jesús para conmemorar Su muerte. Que es un acto recordatorio de Su sacrificio, no un sacrificio en sí mismo
    • Creemos que estas dos ordenanzas deben observarse y administrarse hasta la segunda venida del Señor
  • Los últimos eventos: Creemos en el regreso personal y visible de Jesús a la tierra a establecer su reino eternal. Creemos en que al final de los tiempos los cuerpos de los muertos serán levantados y se establecerá un juicio final donde los justificados por Jesús entrarán en completa posesión de sus bendiciones eternas en la presencia de Dios, los no justificados serán enviados a una separación eterna de Dios