Lectura de hoy

Hacer música con lo que nos queda

Juan 16:33

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción...

REFLEXIÓN

El 18 de noviembre de 1994, Itzhak Perlman, el violinista, entró al escenario para dar un...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

G.06.- La fiesta de las semanas

Lecturas El presente estudio analiza la fiesta de las semanas o Pentecostés, en el Antiguo Testamento se celebraba en esta fiesta un aniversario de la entrega de la Ley o Torá, en el Nuevo Testamento vemos al Espíritu Santo trayendo la Ley a los corazones de los creyentes. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Solo hay que ver hacia arriba

Publicación:  Tuesday 5 February 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12:1-2


Reflexión

Los animales a veces nos recuerdan a las personas. Veamos algunos de ellos:

El zopilote o buitre: Si ponemos a un zopilote o buitre en un risco de 2x3 metros que está completamente abierto por arriba, el pájaro a pesar de su habilidad de volar, será un prisionero sin remedio. La razón es que el zopilote siempre empieza su vuelo desde el suelo corriendo una distancia de 3 a 4 metros para poder elevarse. Sin espacio para correr, como es su hábito, nunca intentaría volar; sería un prisionero de por vida en una cárcel pequeña sin techo.

El murciélago: El murciélago común que vuela por la noche, esa increíble y ágil criatura que vemos cruzar los aires nocturnos, no puede despegar desde un lugar plano. Si lo colocamos en el piso o en una superficie plana, todo lo que puede hacer es mover sus alas desordenadamente y sin duda dolorosamente, hasta que alcance alguna pequeña elevación desde la cual pueda lanzarse al aire. Entonces, repentinamente puede volar.

El abejorro: Si lanzamos un abejorro dentro de un vaso sin tapar, permanecerá allí hasta que muera. A menos que se le saque, no puede encontrar la forma para escapar por arriba, pero persiste en tratar de encontrar una manera de salir por los lados o por debajo. Buscará su salida donde no existe, hasta que se destruya a sí mismo completamente.

Las personas: En muchas formas nos asemejamos a los zopilotes, los murciélagos y los abejorros. Luchamos con nuestros problemas y frustraciones sin realizar que todo lo que tenemos que hacer es mirar hacia arriba. ¡Esa es la respuesta, la ruta de escape y la solución a nuestros problemas. ¡Solo hay que ver hacia arriba!

Mis queridos hermanos y amigos, la tristeza mira hacia atrás, las preocupaciones miran alrededor pero la fe mira hacia arriba.
 
Vivamos sencillamente, amemos generosamente, ocupémonos de los demás con profundidad, hablemos con amabilidad y confiemos en nuestro Señor que nos ama. Es precisamente así como vivimos una vida cristiana… mirando hacia arriba.

Que Dios te bendiga