Lectura de hoy

Encontrarla allí

Éxodo 20:12

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová, tu...

REFLEXIÓN

Cada año, un hombre el día de su cumpleaños seguía el mismo ritual. Su madre venía a...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

F.09.- Salmo 23 Pastor y Anfitrión

Lecturas Estudio detallado del Salmo 23 ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Karoshi

Publicación:  Friday 7 December 2018   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Por demás es que os levantéis de madrugada y vayáis tarde a reposar,
y que comáis pan de dolores, pues que a su amado dará Dios el sueño.
Salmos 127:2


Reflexión

Los monos macacos japoneses trabajan duro solo para sobrevivir en su frío hábitat. A menudo deben escalar montañas altas para conseguir su comida. Aparte del duro trabajo toman frecuentes descansos, se renuevan a sí mismos y hasta pasean un poco. Parecen tener un conocimiento innato de que trabajar mucho, sin detenerse a jugar, los llevaría a estar exhaustos y quizás a la extinción.

A diferencia de los monos, muchos trabajadores japoneses han trabajado sin descanso hasta morir. Las ansias por un buen rendimiento, demostrado no solo por el interés en la producción sino también por las horas dedicadas, impregnan su cultura. Este síndrome trágico se ha convertido en algo tan conocido que tiene su propio nombre: karoshi.

Mis queridos hermanos y amigos, es triste que las actividades de los monos parecieran tener más sentido que las actividades humanas. Como a los monos, a los humanos Dios nos han grabado en nuestro ADN ciertos instintos que nos dicen lo que nuestros cuerpos, mentes y espíritus necesitan. Hay que comer cuando baja el azúcar, hay que dormir cuando estamos cansados, hay que buscar la calma cuando el ruido del mundo nos molesta mucho y así en todas nuestras necesidades.

No nos matemos tratando de ser la estrella en el trabajo destruyendo en el proceso a nuestra familia y a nuestro propio ser. En vez de eso, de vez en cuando, tomemos nuestro tiempo de descanso, hagamos una pausa y comamos una banana… como los monos.

Aprender a dejar algunas cosas para después es a veces en verdad… satisfactorio. No hay que olvidar que se trabaja para vivir, no se vive para trabajar. La gente que vive para trabajar ya tiene a su dios, es su trabajo. La gente que trabaja para vivir también tiene el suyo, aquel que dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga”.

Que Dios te bendiga