Lectura de hoy

Dios dijo eso

Josué 1:9

. . . no temas ni desmayes, porque Jehová, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas...

REFLEXIÓN

Un abuelo cuenta que cuando su nieto Jacob, de 8 años de edad, le visitó en el hospital...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.05.- ¿Quién es Dios?

Lecturas En este estudio abarcamos los atributos de Dios desde la perspectiva bíblica. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Amor es... escuchar

Publicación:  miĆ©rcoles 21 septiembre 2022   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oir, tardo para hablar… Santiago 1:19


Reflexión

Stephen Sorenson escribió una vez, en el "Disciples hip Journal”, acerca de un período de dos años, durante los cuales, le había aquejado en ambas muñecas una tendinitis tan severa que no podía siquiera levantar a su pequeña hija ni abrir un frasco. En esa misma época Stephen estaba intentando hacer remodelaciones en su casa.

Guillermo, un músico militar retirado, vino en su ayuda. Sorenson escribió: "Guillermo venía a casa, día tras día. Desenterró nuestro tanque séptico, cortó árboles enfermos y simplemente pasó un tiempo con nosotros. Presentía que él comprendía mi dolor y nuestras necesidades. Una tarde, mientras él y yo paseábamos y conversábamos por el bosque, descubrí el porqué".

"Guillermo había vivido la mayor parte de su vida para la música, pero se le desarrolló un devastador problema de oído, impidiéndole escuchar música de cualquier tipo. Como resultado, más que sentir rechazo por mi problema, Guillermo se sintió identificado conmigo por nuestra causa común. Y antes que se separaran nuestros caminos, tuve la oportunidad de hablarle de Jesús y de lo que Él había hecho por nosotros. Guillermo se convirtió en creyente.

Cuando miro hacia atrás, no sé si me hubiese tomado el tiempo para hablar con Guillermo si mis muñecas hubiesen estado bien. Es muy probable que hubiese estado clavando o manejando una sierra de cadena; por lo tanto, lo único que pude hacer fue escuchar y luego hablar. En los planes de Dios, esto fue suficiente."

Mis queridos hermanos y amigos, cuanto nos agrada hablar y que otros escuchen, lo que es más, cuanto nos agrada hablar y nosotros escucharnos. El reto es escuchar a los demás y hablar oportunamente, solamente cuando nuestras palabras pueden edificar a otros, dicho de otra manera, cuando amemos a través de nuestra conversación.

Que Dios te bendiga