Lectura de hoy

La amabilidad no puede esperar

Romanos 12:10

Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos...

REFLEXIÓN

Pensemos por un momento en aquellas palabras especiales que deseamos expresar a alguien que...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

F.02.- La oración

Lecturas Estudio detallado sobre cómo cuando y qué orar. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Bien conocido

Publicación:  Monday 16 April 2018   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Pero el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A este abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas lo siguen porque conocen su voz. Juan 10:2-4


Reflexión

Hay un tipo de ave marítima en el ártico que vive en los peñascos rocosos de la costa donde miles de ellas se juntan en pequeñas áreas. A causa de la condición estrecha, las hembras ponen sus huevos uno junto al otro en una larga fila.

Esto parece fantástico pero lo increíble es que un ave madre pueda identificar los huevos que le pertenecen. Los estudios muestran que incluso cuando uno de ellos se aleja cierta distancia, ella lo encuentra y lo lleva de vuelta a su lugar original.

Mis queridos hermanos y amigos, nuestro Padre celestial conoce a sus hijos mucho más íntimamente que esas aves. Es consciente de todos nuestros pensamientos, emociones y decisiones. De la mañana hasta la noche presta atención personal a nuestros asuntos diarios. Esto no sólo debe provocar nuestra alabanza, sino que también debería dar mucho consuelo a nuestros corazones. Jesús dijo a sus discípulos que el Padre sabe cuando un solo pajarillo cae a tierra. Puesto que la gente es de mucho más valor que los pajarillos, los hijos de Dios pueden estar seguros de su cuidado constante.

Abrumado por esa gloriosa realidad, el salmista exclamó en el Salmo 139:6 lleno de asombro lo siguiente: "Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; es muy elevado, no lo puedo alcanzar".

¡Qué maravilloso es ser una persona tan bien amada y "tan bien conocida" por su Creador y Señor!

Que Dios te bendiga