Lectura de hoy

Dando nuestra vida

Mateo 25:34-40

Entonces el Rey dirá a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el Reino...

REFLEXIÓN

Después de que Fritz Kreisler, el gran violinista, presentó uno de sus admirables conciertos...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

E.01.- La fe

Lecturas Estudio sobre el significado de la fe bíblica y sobre las promesas de Dios ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

El pescador

Publicación:  Thursday 19 April 2018   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento, porque nada hemos traído a este mundo y, sin duda, nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos ya satisfechos; pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas que hunden a los hombres en destrucción y perdición, porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe y fueron atormentados con muchos dolores. I Timoteo 6:6-10


Reflexión

Un hombre adinerado pasaba sus días pescando en el lago contiguo a su mansión. Cada día, veía en aquel lugar a un hombre muy pobre que vivía en una choza tambaleante. Pescaba con un palo y una cuerda. Lo hacía casi una hora por día y pocas veces conseguía más de dos pescados. Entonces, se iba a casa sin preocupaciones.

Los años pasaron y frustrado de tanto meditar, el rico se acercó al pobre.

- Disculpe, por favor, pero hemos pescado en este lugar por años, y siento curiosidad. Usted viene aquí diariamente, logra pescar muy poco y luego se dirige a su casa. Sólo me pregunto por qué no permanece un poco más de tiempo. Mire, si usted se queda cada día una o dos horas más, podría vender en la ciudad el pescado que le sobre. Conseguiría dinero suficiente para adquirir una vara mejor y así tener una pesca considerable. Tal vez pueda hacerse de un bote y una red. Pescaría aun más y podría hasta contratar otro hombre y un bote adicional. Pronto no tendría que estar en el agua todo el día, sino que llegaría a ser dueño de una gigantesca compañía, gracias a la cual fácilmente podría pasar sus días pescando solo, el tiempo que desee, haciendo lo que le place y sin preocupaciones.

- Pero señor, no entiendo -dijo el hombre pobre-, ¡eso es precisamente lo que hago hoy!

Mis queridos hermanos y amigos, contentarse con la vida que Dios nos ha concedido es disfrutar la mayor de las riquezas. El contentamiento produce paz y la paz es sinónimo de felicidad.

Que Dios te bendiga