Lectura de hoy

Amor y algo más

Juan 3:16-17

De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que...

REFLEXIÓN

Cuando le preguntaron a Garrison Keillor, escritor y humorista estadounidense, si creía en...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

C.06.- La ambición del cristiano

Lecturas Estudio detallado del Sermón del Monte sobre la ambición del cristiano ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Inténtalo

Publicación:  Wednesday 16 May 2018   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Has sufrido, has sido perseverante, has trabajado arduamente por amor de mi nombre y no has desmayado. Apocalipsis 2:3


Reflexión

Franklin D. Roosevelt acostumbraba a decir: "Es normal elegir un método y probarlo. Si es un fracaso, admítalo con franqueza. Pero, por sobre todas las cosas pruebe hacer algo".

En el libro Alas de Águila, Ted W. Engstrom da este consejo acerca de la importancia de intentarlo "Si comienza hoy, puede empezar a disfrutar el uso y el desarrollo de sus dones. Para un comienzo, usted deseará arriesgar algo pequeño, como un dedo del pie en lugar del cuello". "Por ejemplo, si siempre ha deseado escribir, escriba algo, un artículo corto, un poema, un relato de sus vacaciones. Escríbalo como si fuese a ser publicado y luego preséntelo en alguna parte. Si es fotógrafo, reúna sus mejores fotografías y preséntelas en algún concurso. Si cree ser un buen tenista o golfista, participe en algunos torneos y vea los resultados. Quizá no gane los primeros premios, pero piense cuánto aprenderá y experimentará simplemente por intentarlo".

El primer paso en intentarlo podrá ser un curso que tome en un colegio local... lecciones privadas.. o conduciendo sus propios sencillos experimentos. El intento se perfecciona con la práctica. Manténgase fiel a lo que quisiera hacer. El peor de los fracasos es... ¡no intentarlo!

Mis queridos hermanos y amigos, la derrota no es la peor de las tragedias. La verdadera tragedia es no haberlo intentado. En el Señor una cadena de derrotas es una cadena de aprendizaje. Eso nos hace más fuertes y más sabios. Además el Señor mismo nos manda a ser perseverantes… como Él mismo.

Que Dios te bendiga