Lectura de hoy

Cicatrices del alma

1 Pedro 1:6-7

Por lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis...

REFLEXIÓN

En un día caluroso de verano en el sur de Florida, un niño decidió ir a nadar en la laguna...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

C.09.- ¿Quién predicó el Sermón del Monte?

Lecturas Estudio detallado sobre la autoridad de Jesús ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

¿Cómo quieres ser recordado?

Publicación:  Wednesday 13 June 2018   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Miré luego todas las obras de mis manos y el trabajo que me tomé para hacerlas; y he aquí, todo es vanidad y aflicción de espíritu, y sin provecho debajo del sol.
Después volví a considerar la sabiduría, los desvaríos y la necedad; pues ¿qué podrá hacer el hombre que venga después de este rey? Nada, sino lo que ya ha sido hecho. He visto que la sabiduría aventaja a la necedad, como la luz a las tinieblas. El sabio tiene sus ojos abiertos, mas el necio anda en tinieblas.
Eclesiastés 2:11-13


Reflexión

Alfredo Nobel era un químico sueco que inventó la dinamita y se hizo rico mediante la producción industrial de este y otros explosivos.

Pocos años antes de su muerte, un periodista francés le confundió con su hermano del mismo apellido y publicó la noticia de su muerte. El periódico que contenía la esquela mortuoria fue a parar a manos del célebre inventor quien, emocionado, se vio a sí mismo como los otros le veían y como Dios le vería dentro de pocos años, es decir, como el rey de la dinamita que se había hecho millonario produciendo explosivos, o sea, el mercader de la muerte. Horrorizado por esta tremenda esquela mortuoria, resolvió hacer algo distinto en su vida, algo que les recordara a las generaciones que vendrían detrás de él, de un modo más favorable, e instituyó cinco premios que llevan su nombre y que son otorgados cada año para premiar los más altos logros en favor de la cultura, el progreso y la paz.  Alfredo Nobel puso el nombre de dinamita a su mortal invento tomándolo de la palabra griega, que significa poder.

De esta manera fue creado el Premio Nobel en sus cinco aspectos favorables a la cultura y a la paz. Hoy todo el mundo recuerda a Nobel, no como el autor de la destrucción, sino como el protector de las mejores virtudes de la humanidad.

Mis queridos hermanos y amigos, así como Alfredo Nobel,  todas las personas deberíamos hacernos la misma pregunta, ¿cómo queremos ser recordados por nuestras familias y amigos después de nuestra partida?

Que Dios te bendiga