Lectura de hoy

Cicatrices del alma

1 Pedro 1:6-7

Por lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis...

REFLEXIÓN

En un día caluroso de verano en el sur de Florida, un niño decidió ir a nadar en la laguna...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

H.06.- La era de la ley

Lecturas Estudio que analiza con detalle la era de la ley ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Durmiendo durante la tormenta

Publicación:  lunes 20 junio 2022   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



El perezoso desea y nada alcanza, mas los diligentes serán prosperados. Proverbios 13:4


Reflexión

Un joven aplicó para un empleo de obrero en una granja. Cuando el granjero le preguntó sobre sus calificaciones, él dijo: "Puedo dormir cuando el viento sopla". Esto sorprendió al granjero. Pero como le cayó bien el joven, lo empleó.

Unos pocos días más tarde, el granjero y su esposa fueron despertados en la noche por una violenta tormenta. Rápidamente comenzaron a revisar las cosas para ver si todo estaba seguro. Hallaron que las ventanas de la granja habían sido aseguradas y un buen suministro de leña había sido colocado junto a la chimenea. El joven dormía profundamente.

El granjero y su esposa inspeccionaron entonces su propiedad. Hallaron que todas las herramientas habían sido colocadas en el depósito, libre del efecto de los elementos y el tractor había sido movido al garaje. El granero estaba adecuadamente bajo llave. Aun los animales estaban calmados. Todo estaba bien.

El granjero comprendió entonces el significado de las palabras del joven: "Puedo dormir cuando el viento sopla". Porque el obrero hizo su trabajo leal y fielmente cuando los cielos estaban claros, estaba preparado para la tormenta cuando esta vino. Así que cuando el viento sopló, él no tuvo temor. Pudo dormir en paz.

Mis queridos hermanos y amigos, la gran mayoría de las personas no están listas cuando viene la tormenta, como resultado sufren tremendas pérdidas y luego culpan a Dios. La Biblia nos exhorta a ser previsores, a ser prudentes y a ser diligentes. Muchas de las causas relacionadas al sufrimiento podrían evitarse si fuésemos prudentes. El ahorro en los tiempos buenos, el trabajo fiel y honrado, la atención correcta a nuestra salud y a la de nuestra familia y el servicio correcto a la comunidad, son acciones que nos preparan para cuando viene la tormenta. Preguntémonos entonces, ¿estamos listos para la siguiente tormenta?

Que Dios te bendiga