Lectura de hoy

Un acto puramente trivial

Mateo 19:4-6

—¿No habéis leído que el que los hizo al principio, “hombre y mujer los hizo”, y...

REFLEXIÓN

En la América española de la primera mitad del siglo diecinueve, «el matrimonio era un...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

C.02.- El carácter del cristiano

Lecturas Estudio detallado de las bienaventuranzas ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Sólo era cuestión de tiempo

Publicación:  Tuesday 17 November 2020   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al vientre, y es echado en la letrina? Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre, porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre… Mateo 15:17-20


Reflexión

Sólo era cuestión de tiempo
Voy a matar a mi padre —advirtió el joven de diecisiete años de edad.

Su amigo, también de diecisiete, le respondió, riéndose:

—No digas tonterías.

Y compartieron ambos un cigarrillo de marihuana.

—Voy a matar a mi padre —volvió a decirle el mismo joven al mismo amigo diez días después.

Así fue por varias semanas: siempre esa terrible declaración. Hasta que un martes 22 de febrero, Cristóbal Galván cumplió su intención. Mató de varios balazos a su padre Esteban Galván. Acto seguido, se mató él mismo. Fue así como se desarrolló este drama familiar, relatado escuetamente.

En más detalle, el muchacho, estudiante secundario, alto, rubio, bien parecido, vivía atormentado por problemas de personalidad. Además, era víctima del uso insensato de drogas como la marihuana, el crack y la heroína. Su madre había muerto de pena varios años atrás por el divorcio que había sufrido a manos de su padre, que era autoritario y exigente.

Ahí estaban el escenario y los elementos del drama, trágicamente dispuestos. Los personajes jugarían cada uno su papel impecablemente. El testimonio a la policía del amigo de Cristóbal, Jaime Carieri, lo explicaba todo: «Sólo era cuestión de tiempo.»

Aquí cabe hacernos la pregunta, franca y directa: ¿Será posible que se esté incubando en nuestro hogar un drama parecido? ¿Se estarán juntando los elementos letales que pueden desencadenar una tragedia? ¿Hay drogas en nuestra casa? ¿Hay irritación? ¿Hay encono? ¿Hay violencia? Esos elementos, como hojas secas, se encienden con una sola chispa. La violencia suele estallar súbitamente sin que haya, al parecer, ninguna razón ni motivo. Y casi no hay hogar que esté inmune a ella. ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo prevenimos una tragedia en nuestro hogar, en nuestra familia o en nuestra vida?

Lo cierto es que si no tenemos una relación íntima con el Señor Jesucristo, difícilmente tendremos la motivación para controlar esos momentos de crisis. Todos somos lo que es nuestro corazón. La Biblia dice: «De la abundancia del corazón habla la boca» Todo lo que somos y todo lo que hacemos viene de las intenciones, buenas o malas, de nuestro corazón.

Mis queridos hermanos y amigos, cuando le entregamos nuestra vida a Jesús y Él es Señor nuestro, su Santo Espíritu va progresiva y constantemente cambiando nuestro corazón, nuestra alma, nuestro ser. Todas las cosas se empiezan a renovar en un proceso administrado por Dios que solo termina cuando estemos en la preciosa presencia de nuestro Señor. Es allí donde Él finaliza su obra porque...el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.

Que Dios te bendiga