Lectura de hoy

Aprisa

Proverbios 1:7

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría...

REFLEXIÓN

Cierta vez, un conductor se desplazaba por una autopista a una velocidad excesivamente alta...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.09.- El Espíritu Santo

Lecturas El presente estudio profundiza en la tercera persona de la Trinidad, El Espíritu Santo. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

La botella de agua

Publicación:  Thursday 12 October 2017   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Mis ojos siempre se dirigen hacia Jehová, porque él saca mis pies de la red.
Mírame y ten misericordia de mí, porque estoy solo y afligido.
Las angustias de mi corazón se han aumentado; sácame de mis congojas.
Salmos 25:15-18


Reflexión

Un joven trabajaba en una farmacia mientras estudiaba en la Universidad de Texas. Su trabajo consistía en hacer entregas de agua en algunos hogares de ancianos en la zona de Austin. Una tarea adicional era un breve viaje a una puerta vecina.

Cada cuatro días se echaba al hombro una gran botella de agua y la llevaba más o menos cincuenta pasos a un edificio detrás de la farmacia.

La cliente era una anciana de unos setenta años que vivía sola en una habitación oscura, con escasos muebles y falta de aseo. Del cielo raso colgaba una bombilla. El empapelado estaba manchado y roto. Las cortinas cerradas y la habitación se veía lúgubre.

Steve dejaba el agua, recibía el pago, daba gracias a la señora y salía. Con el transcurso del tiempo comenzó a sentirse extrañado por esa compra y fue cuando supo que la mujer no tenía otra fuente de agua. Dependía de su entrega para lavar, bañarse y beber durante cuatro días. Extraña elección. El agua municipal era más barata. La ciudad le hubiera facturado de doce a quince dólares mensuales; sin embargo, su pedido en la farmacia alcanzaba cincuenta dólares al mes. ¿Por qué no eligió el aprovisionamiento más barato?

La respuesta estaba en el sistema de entrega. Sí, el agua municipal costaba menos. Pero la ciudad enviaba solamente el agua; no enviaba una persona. Ella prefería pagar más y ver un ser humano que pagar menos y no ver a nadie. Y él se preguntó: ¿Cómo puede alguien estar tan solo?

Mis queridos hermanos y amigos, mucha gente se siente sola y vive cerca de nosotros. Ellos darían cualquier cosa por tener unos minutos, solo unos minutos, a alguien cerca de ellos. Dios nos ha llamado para tocar la vida de otros con la ternura de su amor. Hoy podríamos hacer una gran diferencia en la vida de alguien cerca de nosotros. Levantémonos de donde estamos y observemos a nuestro alrededor, seguramente encontraremos a alguien a quien dar un abrazo.

Que Dios te bendiga