Lectura de hoy

Abuelas que oran

Mateo 6:9-10

Vosotros, pues, oraréis así: »“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea...

REFLEXIÓN

Durante cincuenta años, la Hermana Agnes y la señora Baker oraron para que su país, Letonia...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

D.04.- El mundo sobrenatural

Lecturas Estudio detallado sobre los habitantes del mundo sobrenatural y su influencia en la tierra. Se analizan con detalle los ángeles y los demonios. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Con mi corazón y mis manos

Publicación:  viernes 11 junio 2021   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Sobre todo, vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. Colosenses 3:14


Reflexión

Meditaba en su cuarto de estudio un predicador, buscando una ilustración sobre el amor. De pronto entró en el cuarto su hijita pequeña, diciendo:

-Papá, siéntame un poco sobre tus rodillas.

-No, hijita, no puedo ahora; estoy muy ocupado -contestó el padre.

-Quisiera sentarme un momento en tus rodillas, súbeme, papá -dijo ella.

El padre no pudo negarse a una súplica tan tierna, y tomó a la niña y la subió a sus rodillas, y dijo:

-Hijita mía, ¿quieres mucho a papá?

-Sí que te quiero -contesta la niña-, te quiero mucho, papá.

-¿Cuánto me quieres, pues? - preguntó el padre.

La niña colocó sus manitas en las mejillas de su padre y apretándolas suavemente, contestó con afecto:

-Te quiero con todo mi corazón y con mis dos manos.

Esta respuesta encerraba en pocas palabras lo que debe entenderse por una dedicación completa y dio al predicador el ejemplo que buscaba.

Mis queridos hermanos y amigos, a veces no tenemos palabras para expresar cuanto es el amor que sentimos por alguien, pero aun con todo eso, podemos echar mano de la imaginación del niño para expresar lo que sentimos. Dios quiere que le amemos a Él con todo el corazón y con las dos manos, esto es con nuestro ser y nuestras acciones. Nuestro Señor también quiere que amemos a quienes nos rodean, con todo el corazón y con las dos manos. Amemos y sirvamos, al final… es lo mismo.

Que Dios te bendiga