Lectura de hoy

Abuelas que oran

Mateo 6:9-10

Vosotros, pues, oraréis así: »“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea...

REFLEXIÓN

Durante cincuenta años, la Hermana Agnes y la señora Baker oraron para que su país, Letonia...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

D.04.- El mundo sobrenatural

Lecturas Estudio detallado sobre los habitantes del mundo sobrenatural y su influencia en la tierra. Se analizan con detalle los ángeles y los demonios. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Apagón

Publicación:  viernes 23 abril 2021   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Y decía a todos:
—Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame.
Lucas 9:23


Reflexión

El silencio me despertó a las 5:30 una mañana. No se escuchaba el zumbido de las aspas del abanico, ni el tranquilizador murmullo de la nevera en el primer piso. Un vistazo por la ventana confirmó que un apagón había dejado a nuestro vecindario sin electricidad, justo cuando la gente se preparaba para ir a trabajar.

Me di cuenta de que los relojes despertadores no iban a sonar y no íbamos a tener televisión para ver las noticias. Las cafeteras, tostadoras, secadores de pelo y muchos teléfonos serían totalmente inservibles. Comenzar un día sin electricidad era simplemente un inconveniente y una interrupción de la rutina. Parecía un desastre.

Entonces pensé en las muchas veces que comienzo el día apresuradamente sin electricidad espiritual. Paso más tiempo leyendo el periódico que alimentando mi alma. Los programas de televisión sustituyen al Espíritu. Debo parecer tan desaliñado espiritualmente como una persona que se viste y se arregla en la oscuridad. Nuestro apagón fue corto, pero queda la lección de mi necesidad de comenzar cada día buscando al Señor.

Mis queridos hermanos y amigos, un día sin electricidad no es tan desastroso como un día sin alimento espiritual. Salir a la calle sin alimentarse es salir a la calle debilitado, arriesgándose a no tener… un buen día. Alimentemos nuestra alma, hablemos con nuestro Dios, escuchémoslo a través de Su Palabra, en fin, llenémonos de electricidad espiritual porque con ella, iluminamos al mundo.

Que Dios te bendiga