Lectura de hoy

Tal y como está

Efesios 1:6

Para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado...

REFLEXIÓN

Hay ciertas tiendas donde existe una sección de mercancías disponibles a precios muy reducidos...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

G.08.- Las dos fiestas menores

Lecturas Estudio detallado de las dos fiestas menores, El Hanukkah y el Purim ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Disfrutar de la vida

Publicación:  martes 2 abril 2024   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Filipenses 4:11-12


Reflexión

Un hombre rico y emprendedor se horrorizó cuando vio a un pescador tranquilamente recostado junto a sus barca contemplando el mar y fumando apaciblemente su pipa después de haber vendido el pescado.
-¿Porqué no has salido a pescar? le preguntó el hombre emprendedor.
- ¡Porque ya he pescado bastante por hoy! -respondió el apacible pescador.
- ¿Porqué no pescas más de lo que necesitas? insistió el industrial.
- ¿Y qué iba a hacer con ello? -preguntó a su vez el pescador.
-Ganarías más dinero. Fue la respuesta. Podrías poner un motor nuevo que haría más potente a tu barca. Y podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que sacarías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas. Y hasta una verdadera flota. Entonces serías rico y poderoso como yo.
- ¿Y que haría entonces? -preguntó de nuevo el pescador.
- Podrías sentarte y disfrutar de la vida respondió el hombre emprendedor.
- ¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento? respondió sonriendo el apacible pescador.  ¡Eso es precisamente lo que hago!

Mis queridos hermanos y amigos, ser agradecido y contentarse con la vida que Dios nos ha concedido es disfrutar la mayor de las riquezas.

Que Dios te bendiga