Lectura de hoy

Compartir la luz

Mateo 5:14-16

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni...

REFLEXIÓN

Hu-Song, filósofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia: "... Varios...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

F.04.- La llenura y el bautismo del Espíritu Santo

Lecturas Estudio detallado sobre la diferencia entre la llenura y el bautismo del Espíritu Santo ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Vuelve a empezar

Publicación:  jueves 21 marzo 2024   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



"Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos; aunque mienta la obra de la oliva, y los labrados no me den ni para mantenerme. Aunque las ovejas sean quitadas de la majada y no haya vacas en los corrales; con todo eso yo me alegraré en el Señor y me gozaré en el Dios de mi salvación. El Señor es mi fortaleza... y me hará andar sobre alturas" Habacuc 3:17-19


Reflexión

Por diez años Tomás Edison intentó construir una batería de almacenaje de cargas eléctricas. Sus esfuerzos estrangularon en gran medida sus finanzas. En Diciembre de 1914, una combustión espontánea en su estudio casi lo llevó a la ruina. En minutos todos los compuestos empacados para discos o cintas y otras sustancias inflamables ardieron en llamas. Aunque los departamentos de bomberos vinieron de ocho pueblos circundantes, el intenso calor y la poca presión de agua provocaron que fuera inútil extinguir las llamas. Todo quedó destruido. El daño excedía a los dos millones de dólares, los edificios de cemento que se consideraban construidos a prueba de fuego, estaban asegurados apenas por la décima parte de esa cantidad.

Charles, el hijo del inventor, buscó con desesperación a su padre, temeroso de que su espíritu resultara dañado. Finalmente lo encontró contemplando con serenidad el fuego, su rostro resplandecía mientras reflexionaba. "Mi corazón se dolía por él", decía Charles. "El tenía sesenta años, ya no era un joven y todo ardía en llamas".

En la mañana siguiente, Edison contempló las ruinas y exclamó:

"Hay algo valioso con el desastre. Se quemaron todos nuestros errores. Gracias a Dios podemos comenzar de nuevo". Tres semanas después del incendio, Edison se las ingenió para inventar el primer fonógrafo.

Mis queridos hermanos y amigos, cada nuevo día nos da la oportunidad de comenzar de nuevo. Dicen los sabios chinos que el ser humano cambia por solo dos razones, visión o crisis. Si cambiamos por visión, el dolor y el sufrimiento están ausentes, si cambiamos por crisis de seguro sufriremos. El Señor nos pone por delante las oportunidades, a veces, para aprovecharlas, hace falta un gran incendio.

Que Dios te bendiga