Lectura de hoy

Llenando el cántaro

Salmos 143:10

Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra...

REFLEXIÓN

Cuentan que una vez un hombre envió a su joven hijo a llenar un cántaro al río, y le dijo...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

F.10.- María la madre de Jesús

Lecturas Estudio detallado de María la madre de Jesús, desde la perspectiva bíblica ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

El organista

Publicación:  lunes 12 febrero 2024   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



...pues somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas. Efesios 2:10


Reflexión

Un organista de una iglesia estaba practicando una pieza de Felix Mendelssohn y no estaba tocando muy bien. Frustrado, recogió su música y se dispuso a irse. No había notado a un extraño que se había sentado en un banco de atrás.

Cuando el organista se dio la vuelta para irse, el extraño se le acercó y le preguntó si él podía tocar la pieza. El organista respondió bruscamente: «Nunca dejo que nadie toque este órgano.». Finalmente, después de dos peticiones amables más, el músico gruñón le dio permiso con renuencia.

El extraño se sentó y llenó el santuario de una hermosa e impecable música. Cuando terminó, el organista preguntó: «¿Quién es usted?» El hombre contestó: «Yo soy Felix Mendelssohn.» El organista por poco impide al creador de la canción que tocara su propia música.

Mis queridos hermanos y amigos, hay veces en que nosotros también tratamos de tocar los acordes de nuestra propia vida e impedimos a nuestro Creador que haga una hermosa música con nosotros. Igual que el obstinado organista, quitamos las manos de las teclas con renuencia. Se nos olvida que como pueblo Suyo, somos “creados en Cristo Jesús para buenas obras”. Pero nuestras vidas no producirán una música hermosa a menos que le dejemos tocar Su música a través nuestro.

Dios tiene una sinfonía escrita para nuestras vidas. Cuando le decimos “hágase tu voluntad” debemos dejarle que en verdad Su voluntad sea hecha en nosotros, de todas formas se va a hacer por lo tanto, más nos vale sentarnos en primera fila a escuchar Su música en nuestra vida. Sin duda Él va a ejecutar una hermosísima obra en nosotros cuyo único propósito será servirle. Adoremos a nuestro Señor y sirvamos a nuestro prójimo entonces haremos “buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas”.

Que Dios te bendiga