Lectura de hoy

La oraciĆ³n de un boxeador

2 Corintios 10:3-6

Aunque andamos en la carne, no militamos según la carne, porque las armas de nuestra milicia...

REFLEXIÓN

Se cuenta que en cierto lugar un boxeador se convirtió al cristianismo y dejando las cuerdas...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

D.06.- El verdeadero ayuno

Lecturas Estudio detallado del ayuno bíblico ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Toda es para tí

Publicación:  lunes 20 noviembre 2023   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



El que da al pobre no tendrá pobreza, pero el que aparta de él sus ojos tendrá muchas maldiciones. Proverbios 28:27


Reflexión

Cuando la península de Corea estaba en sus “buenos tiempos” la vida era extremadamente difícil; tanto así que en una familia un vaso de leche tenía que ser compartido por todos los niños que hubiera en ella, y eso era considerado como un lujo en la alimentación. Cada niño estaba acostumbrado a la escasez de leche y ya sabía qué tanto debía beber cuando la tenían.
 
Durante la guerra que hubo en Corea (de junio de 1950 a junio de 1953), muchos niños se extraviaron y se dio el siguiente caso: Una enfermera de la Cruz Roja encontró a uno de tales niños y al verlo perdido lo recogió y dándose cuenta de que estaba hambriento, le dio un vaso de leche. El niño ansiosamente comenzó a beber; de repente dejó de hacerlo y preguntó a la enfermera ¿cuántos “traguitos” puedo beber? La enfermera, conmovida y con lágrimas en los ojos, le dijo: “Toda es para ti; bébela toda.”

Mis queridos hermanos y amigos, cuando nos lamentamos porque nos hace falta algo siempre se nos olvida dar gracias primero por lo que ya tenemos. Los seres humanos somos bien curiosos, vivimos mirando hacia los que tienen más que nosotros, sufrimos por lo que nos hace falta y anhelamos tener más. Nunca vemos hacia los que tienen menos de forma tal que agradezcamos al Señor de corazón por lo que nos ha dado y podamos compartir con los menos afortunados las bendiciones que el Señor, en su potestad, nos ha regalado. Seamos agradecidos con lo que tenemos y compartámoslo, ese es el deseo de nuestro Señor.

Que Dios te bendiga