Lectura de hoy

Reflejo de tus acciones

Mateo 7:1-5

No juzguéis, para que no seáis juzgados, porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados...

REFLEXIÓN

Un hombre conducía camino a su casa durante una noche lluviosa, delante de él iba otro...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.12.- Los apóstoles y el perdón

Lecturas Estudio sobre el verdadero perdón de Dios y la falsedad de los apóstoles actuales ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Y les llaman discapacitados

Publicación:  Tuesday 9 July 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe. Y si tuviera profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe, de tal manera que trasladara los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. 1 Corintios 13:1-3


Reflexión

Hace algunos años, en las Olimpíadas especiales de Seattle, nueve concursantes, todos con capacidades físicas o mentales diferentes, estaban preparados en la línea de partida de los 100 metros planos. Con el disparo salieron, no exactamente a una carrera, sino al disfrute de correr, llegar al final y ganar, todos ellos, excepto un pequeño  muchacho que se cayó aparatosamente en el asfalto y comenzó a llorar. 

Los otros corredores lo escucharon y redujeron velocidad y miraron hacia atrás y todos se volvieron hacia él; una chica, con síndrome de Dawn, se agachó y le dio un beso en la mejilla y le dijo: "Esto te hará sentir mejor", luego los nueve encadenaron sus brazos y todos juntos caminaron hasta la meta.

Todas las personas que estaban en el estadio se pusieron de pie y comenzaron a gritar por varios minutos; la gente que estuvo allí aún cuenta esta historia. ¡Qué ejemplo para todos nosotros!

Mis queridos hermanos y amigos. Así como estos atletas hicieron, pongamos también nosotros nuestro amor en acción, solo así se sabrá que genuinamente somos hermanos, cuando uno de nosotros cae y los otros se devuelven a salvarlo.

Que Dios te bendiga