Lectura de hoy

Reflejo de tus acciones

Mateo 7:1-5

No juzguéis, para que no seáis juzgados, porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados...

REFLEXIÓN

Un hombre conducía camino a su casa durante una noche lluviosa, delante de él iba otro...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.12.- Los apóstoles y el perdón

Lecturas Estudio sobre el verdadero perdón de Dios y la falsedad de los apóstoles actuales ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Respuesta razonable

Publicación:  Thursday 20 June 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Pero vosotros no pretendáis que os llamen “Rabí”, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros, porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. El que es el mayor de vosotros sea vuestro siervo, porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. Mateo 23:8-12


Reflexión

En un almuerzo presidido por Mark Young, gobernador de Hong Kong, una dama de las más distinguidas se sintió menospreciada al descubrir que estaba sentada al extremo de la mesa, en vez de estar cerca del anfitrión.

Al terminar la comida, se acercó a Mark y le dijo con sequedad: "Según parece, no se cuida usted de dónde se sientan sus invitados."

"Señora", replicó el gobernador, "a la gente realmente importante no le interesa el sitio donde se sienta; y sucede a veces que quienes se interesan por el sitio, no son importantes.

Mis queridos hermanos y amigos, las reglas en el Reino de Dios son un tanto diferentes a lo que estamos acostumbrados. Se nos manda a perdonar y bendecir a nuestros enemigos en vez de odiarlos, se nos manda a humillarnos en vez de exaltarnos y se nos manda a servir y a no ser servidos. Esas reglas las instituyó Jesús y Él mismo las vivió, por lo tanto, si en verdad nos llamamos cristianos, o sea seguidores de Jesús, debemos hacer lo mismo.

Que Dios te bendiga