Lectura de hoy

Compartir la luz

Mateo 5:14-16

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni...

REFLEXIÓN

Hu-Song, filósofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia: "... Varios...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

F.04.- La llenura y el bautismo del Espíritu Santo

Lecturas Estudio detallado sobre la diferencia entre la llenura y el bautismo del Espíritu Santo ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Naturaleza

Publicación:  miĆ©rcoles 24 mayo 2023   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, dignatario de los judíos. Este vino a Jesús de noche y le dijo:

—Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.

 Le respondió Jesús:

—De cierto, de cierto te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios.
Juan 3:1-3


Reflexión

Un maestro oriental vio cómo un escorpión se estaba ahogando y decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el escorpión lo picó.

Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez y otra vez el escorpión lo picó. 

Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: "Perdone, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?".

El maestro respondió: "La naturaleza del escorpión es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar". Y entonces, ayudándose de una hoja el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

Mis queridos hermanos y amigos, cuando experimentamos el nuevo nacimiento en el Espíritu, del cual habló Jesús a Nicodemo en la Lectura de Hoy, nuestra naturaleza cambia hacia una de perdón y amor. No la cambiemos si alguien nos hace daño, consideremos que ese, para cambiar, también debe nacer de nuevo.

Que Dios te bendiga