Lectura de hoy

Un plato de arroz

Mateo 25:31-40

Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria y todos los santos ángeles con él, entonces...

REFLEXIÓN

Cuenta un padre de familia que una noche vino un hombre a su casa y le dijo: "Hay una familia...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.13.- La misericordia y la gracia de Dios

Lecturas Estudio que profundiza sobre la misericordia y la gracia de Dios. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Los clavos y el mal carácter

Publicación:  Monday 13 May 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. Efesios 4:26-27


Reflexión

Había un niño que tenía muy mal carácter. Un día su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que perdiera la calma debería clavar un clavo en la cerca de atrás de la casa.

El primer día el niño clavó 37 clavos en la cerca. Pero poco a poco fue calmándose porque descubrió que era mucho mejor controlar su carácter que clavar los clavos en la cerca. Finalmente llegó el día cuando el muchacho no perdió la calma para nada y se lo dijo a su padre y entonces el papá le sugirió que por cada día que controlara su carácter debería sacar un clavo de la cerca.

Los días pasaron y el joven pudo finalmente decirle a su padre que ya había sacado todos los clavos de la cerca. Entonces el papá llevó de la mano a su hijo a la cerca de atrás. Mira hijo, has hecho bien, pero fíjate en todos los agujeros que quedaron en la cerca.

Ya la cerca nunca será la misma de antes. Cuando dices o haces cosas con coraje, dejas una cicatriz como este agujero en la cerca. Es como meterle un cuchillo a alguien, aunque lo vuelvas a sacar, la herida ya quedó hecha. No importa cuantas veces ofrezcas disculpas, la herida está allí. Una herida física es igual de grave que una herida verbal.

Mis queridos hermanos y amigos, cuidemos nuestro carácter, de esa manera no heriremos a nuestros seres queridos y cuidaremos de nuestra vida.

Que Dios te bendiga