Lectura de hoy

Un plato de arroz

Mateo 25:31-40

Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria y todos los santos ángeles con él, entonces...

REFLEXIÓN

Cuenta un padre de familia que una noche vino un hombre a su casa y le dijo: "Hay una familia...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.13.- La misericordia y la gracia de Dios

Lecturas Estudio que profundiza sobre la misericordia y la gracia de Dios. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Las espigas y el trigo

Publicación:  Tuesday 23 April 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Observando cómo los convidados escogían los primeros asientos a la mesa, les refirió una parábola, diciéndoles: «Cuando seas convidado por alguien a unas bodas no te sientes en el primer lugar, no sea que otro más distinguido que tú esté convidado por él, y viniendo el que te convidó a ti y a él, te diga: “Da lugar a este”, y entonces tengas que ocupar avergonzado el último lugar. Más bien, cuando seas convidado, ve y siéntate en el último lugar, para que cuando venga el que te convidó te diga: “Amigo, sube más arriba”. Entonces tendrás el reconocimiento de los que se sientan contigo a la mesa. Cualquiera que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido». Lucas 14:7-11


Reflexión

Iba un labrador a visitar sus campos para ver si estaba en sazón la cosecha.  Había llevado consigo a su pequeña hija Luisita.

--Mira, papá, dijo la niña sin experiencia, cómo algunas de las cañas de trigo tienen la cabeza erguida y altiva; sin duda serán las mejores y las más distinguidas: esas otras de su alrededor, que la bajan casi hasta la tierra, serán seguramente las peores.

El padre cogió algunas espigas y dijo:

--Mira bien, hija mía: ¿ves estas espigas que con tanta altivez levantan la cabeza? Pues están enteramente vacías. Al contrario, estas otras que la doblan con tanta modestia, están llenas de hermosos granos.

Mis queridos hermanos y amigos, los seres humanos somos como estas espigas, el altivo y prepotente está vacío mientras que el humilde está lleno. Conviene más ser humilde que altivo porque ya lo dijo Jesús: “Cualquiera que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”

Que Dios te bendiga