Lectura de hoy

Las tres fuentes

Juan 3:23-30

También Juan bautizaba en Enón, junto a Salim, porque había allí muchas aguas. Y la gente...

REFLEXIÓN

En una fría noche de tormenta, un viajero buscó hospedaje en una humilde casa. En ella vivían...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

H.06.- La era de la ley

Lecturas Estudio que analiza con detalle la era de la ley ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Incompleta

Publicación:  Monday 21 January 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



…estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. Filipenses 1:6


Reflexión

Cuenta un niño que un día sus padres le informaron que habían comprado una casa nueva. Una tarde, toda la familia se introdujo en el automóvil y se fueron a donde estarían viviendo pronto.

Él no lo podía creer. La casa no tenía ventanas ni puertas, solo el espacio donde ellas irían y tenía un olor extraño. Se podía ver el sótano claramente a través de grandes brechas en el suelo y tuvieron que encaramarse a una escalera para bajar allí.

Esa noche, cuando el niño le preguntó a su madre por qué ella y su papá querían vivir en una casa como ésa, ella le explicó que aquel constructor todavía no la había terminado. "Sólo espera y verás -dijo-. Creo que te va a gustar cuando quede lista".

Pronto comenzaron a ver cambios. A la casa le pusieron ventanas, luego puertas. El "olor raro" de la madera nueva se fue y pintaron las paredes.

La madre puso cortinas en las ventanas y cuadros en las paredes. La casa incompleta se había transformado. Había llevado algo de tiempo, pero finalmente había quedado terminada. ¡Qué diferencia había de la casa a medio construir y la casa terminada!

Mis queridos hermanos y amigos, como cristianos, nosotros también necesitamos un "acabado". Aunque los cimientos se echan en el momento de nuestra entrega al Señor, el proceso de crecimiento continúa a lo largo de nuestra vida. Jesús, "el autor y consumador de nuestra fe”, como buen constructor, continuará Su obra en nosotros, hasta que un día, como la casa de la historia, estaremos completos y su obra estará terminada.

Tengamos paciencia, por favor. ¡El Señor todavía no ha terminado con nosotros!

Que Dios te bendiga