Lectura de hoy

Un estado de actitud

Romanos 8:28

Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a...

REFLEXIÓN

Cecilia se quejaba todo el tiempo de que no ganaba suficiente dinero, de que no podía comprar...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.16.- Los pactos, antiguo y nuevo

Lecturas El presente estudio analiza los dos pactos, el realizado por Dios con el pueblo de Israel y el nuevo pacto establecido por Jesús en la cruz. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Ser o no ser

Publicación:  jueves 19 enero 2023   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Hermanos, no queremos que ignoréis acerca de la tribulación que nos sobrevino en Asia, pues fuimos abrumados en gran manera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida. 2 Corintios 1:8


Reflexión

Mucha gente cita con frecuencia la famosa frase de Shakespeare: "Ser o no ser; esa es la cuestión". Pero en realidad pocos entienden lo que significa.

El personaje de Shakespeare, Hamlet, quien dice estas líneas, es un príncipe melancólico que se entera de que su tío había asesinado a su padre y se había casado con su madre. El horror de esta realidad es tan perturbador que él piensa en el suicidio. Su duda era: "Ser" (continuar viviendo) o "No Ser" (quitarse la vida).

Mis queridos hermanos y amigos, a veces, el sufrimiento de la vida puede llegar a ser tan abrumador que seremos tentados a caer en la desesperación. Las pruebas pueden hacernos creer que la vida no vale la pena ser vivida. Centrarnos en nosotros mismos puede llevarnos a la desesperación.

Poner nuestra confianza en Dios, por otra parte, nos da una perspectiva completamente diferente. Mientras vivamos en este mundo, podemos tener la certeza de que nuestro Dios Todo-Suficiente puede sostenernos. Y como seguidores de Jesús, al contrario de Hamlet, siempre tendremos un propósito divino que cumplir. Ninguno de nosotros ha venido a este mundo sin un propósito definido por nuestro Padre Celestial. Vivamos nuestra vida aportando valor a otros, a familiares, compañeros, amigos o a perfectos desconocidos que requieren de nuestra ayuda. De esta forma nunca dudaremos entre “Ser” y “No ser” como Hamlet, de esta manera viviremos una vida con propósito.

Que Dios te bendiga