Lectura de hoy

Dios dijo eso

Josué 1:9

. . . no temas ni desmayes, porque Jehová, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas...

REFLEXIÓN

Un abuelo cuenta que cuando su nieto Jacob, de 8 años de edad, le visitó en el hospital...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.05.- ¿Quién es Dios?

Lecturas En este estudio abarcamos los atributos de Dios desde la perspectiva bíblica. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Dos amigos árabes

Publicación:  miĆ©rcoles 17 agosto 2022   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



En todo tiempo ama el amigo, es como un hermano en tiempo de angustia. Proverbios 17:17


Reflexión

Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena: “HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGÓ UNA BOFETADA EN EL ROSTRO.”

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo.

Al recuperarse tomo un estilete y escribió en una roca: “HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVÓ LA VIDA.”

Intrigado, el amigo pregunto: ¿Porqué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una roca?

Sonriendo, el otro amigo respondió: Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde ningún viento podrá borrarlo.

Mis queridos hermanos y amigos, el Señor nos hizo personas relacionales, esto es, fuimos diseñados para vivir en comunidad. Vivimos con familiares, amigos, compañeros de trabajo, gente que comparte nuestra fe, vecinos y gente que nos provee servicios de todo tipo, panaderos, carniceros, etc. La responsabilidad de cómo relacionarnos con todas esas personas es nuestra. Nosotros decidimos qué hacer con sus virtudes y qué hacer con sus defectos, porque todos ellos, así como nosotros, tienen virtudes y tienen defectos. El Señor nos manda a apreciar sus virtudes y a tolerar sus defectos, así cumpliremos con el mandato “amar al prójimo como a nosotros mismos” y glorificaremos a nuestro Padre que está en los cielos.

Que Dios te bendiga