Lectura de hoy

Parientes lejanos

Proverbios 17:17

En todo tiempo ama el amigo y es como un hermano en tiempos de angustia...

REFLEXIÓN

Cierto viejo solitario, vivía en las profundidades de las montañas de Colorado. Cuando murió...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.13.- La misericordia y la gracia de Dios

Lecturas Estudio que profundiza sobre la misericordia y la gracia de Dios. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

¡No me acuerdo!

Publicación:  viernes 9 septiembre 2022   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Yo, yo soy quien borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados. Isaías 43:25


Reflexión

Una vez un ministro muy querido llevó un secreto, enterrado por mucho tiempo, en lo profundo de su corazón, era el peso de un pecado.

Él había cometido ese pecado hacía muchos años durante su entrenamiento en el Seminario. Nadie sabía lo que había hecho, pero él sabía que estaba arrepentido. Aun así, había sufrido remordimientos por años, sin idea del perdón de Dios.

Había una mujer en su iglesia, que amaba al Señor profundamente y afirmaba que tenía visiones en las que Jesús le hablaba. El ministro, escéptico de sus afirmaciones, le pidió lo siguiente:

- "La próxima vez que hable con el Señor, podría preguntarle ¿cuál fue el pecado que su ministro cometió mientras estaba en el Seminario?”.

La mujer asintió.

Cuándo volvió a la iglesia unos días después el ministro le preguntó:

- "¿Le visitó el Señor?”

Ella le contestó: - "Sí".

- "¿Y le preguntó qué pecado cometí en el Seminario?" preguntó el ministro.

- "Sí", respondió la señora.

- "Bien, ¿qué respondió Jesús?"

- La señora afirmó: Dijo, "no me acuerdo de tus pecados”.

Mis queridos hermanos y amigos, toda persona debe tener un espacio especial en el cementerio donde enterrar sus faltas. La culpa carcome el espíritu, el perdón lo vivifica. La gran maravilla del cristianismo bíblico es que nos enseña que el Señor está más interesado en darnos vida a través del perdón que en repasar nuestras culpas a través del juicio. Sin duda el mensaje divino consta de dos partes, perdón y juicio, porque el Señor tiene entre otros, dos atributos, amor y justicia.

Que Dios te bendiga