Lectura de hoy

La espada de Damocles

Judas 1:14-16

De estos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo:«Vino el Señor con sus...

REFLEXIÓN

¿Sabemos de donde viene la expresión “La Espada de Damocles”? Reinaba en Siracusa...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

E.06.- La prosperidad verdadera

Lecturas Estudio detallado sobre la verdadera prosperidad diferenciándola de la falsa prosperidad. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

El lanzador de discos

Publicación:  Wednesday 11 July 2018   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Pero el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 1 Pedro 5:10


Reflexión

Un atleta escocés del siglo XIX hizo un disco de hierro basándose en una descripción que leyó en un libro. Lo que no sabía era que el disco usado en la competencia oficial estaba hecho de madera y sólo tenía un anillo exterior de hierro. El suyo era de metal sólido y pesaba tres o cuatro veces más que los que usaban los otros lanzadores.

Según el escritor John Eldregde, el hombre señaló en un campo de su casa lo que hasta ese momento era la marca en distancia y entrenó día y noche para alcanzar esa marca. Trabajó durante años hasta que pudo batir la marca. Entonces llevó su disco de hierro a Inglaterra para su primera competencia.

Cuando llegó a los juegos le entregaron el disco oficial. Fácilmente batió una nueva marca y durante años fue campeón invicto. Este hombre entrenó, bajo una pesada carga y mejoró por ello.

Mis queridos hermanos y amigos, cuando el Señor nos da una carga pesada para llevar, necesitamos aprender a llevarla en la fortaleza de Jesús y por amor a Él. Cualquiera que sea la carga o el sufrimiento, Dios lo usará para perfeccionarnos, afirmarnos, fortalecernos y establecernos.

Nuestras cargas nos pueden hacer mejores de lo que nos imaginamos: más fuertes, más pacientes, más valientes, más amables y más amorosos de lo que hubiéramos sido de no ser por ellas. Esto es porque el Señor siempre tiene un propósito para nosotros… siempre.

Que Dios te bendiga