Lectura de hoy

El círculo del odio

Gálatas 5:19-23

Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lujuria...

REFLEXIÓN

Un importante señor le gritó de forma exagerada al director de su empresa, porque estaba...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

G.04.- Las fiestas en la Biblia

Lecturas El presente estudio nos da una visión general sobre las fiestas judías detalladas en el Antiguo Testamento y sobre como ellas tipifican la primera y segunda venida de Jesús. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

El ciervo

Publicación:  jueves 13 enero 2022   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



El hombre iracundo provoca contiendas; el furioso, a menudo peca.
La soberbia del hombre le acarrea humillación, pero al humilde de espíritu lo sustenta la honra.
Proverbios 29:22-23


Reflexión

Dice una antigua fábula lo siguiente:
Llegó un ciervo a una fuente cristalina de aguas y vio en la limpia superficie de ellas sus largas y delgadas piernas a la vez que veía sus hermosos cuernos.

Es verdad lo que dicen de mí, exclamó; ¡supero a todos los demás animales en gracia y en nobleza! ¡Qué majestuosamente se levantan mis cuernos! Pero, ¡qué feos y qué delgaditos son mis pies!
 
En eso vio salir del bosque un león: Pies, para qué los quiero, y en dos  saltos se puso fuera del alcance de su adversario. Pero cuenta la fábula que, acertando a pasar en su precipitada fuga por una espesura, sus cuernos se enredaron en la maleza y el león le dio alcance y lo devoró.

Los pies, que tanto despreciaba antes lo salvaron; pero los cuernos, en que tanto orgullo tenía, le perdieron.

Mis queridos hermanos y amigos, ¡cuán cierto es que generalmente nos perdemos por aquello que nos produce orgullo! Cuando nos sentimos superiores tendemos a ver como inferior al humilde. Craso error, la soberbia nos hunde, la humildad nos eleva. En el Reino de Dios las cosas funcionan al revés. Nuestro Señor exalta a los humildes y humilla a los exaltados.

Que Dios te bendiga