Lectura de hoy

Dientes desechables

Eclesiastés 11:5

Así como no sabes por dónde va el viento ni cómo se forma el niño en el vientre de la...

REFLEXIÓN

Sin lugar a dudas los hábitos alimentarios y el éxito depredador están íntimamente ligados...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

C.02.- El carácter del cristiano

Lecturas Estudio detallado de las bienaventuranzas ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

En las manos de Dios

Publicación:  Thursday 1 October 2020   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Echa sobre Jehová tu carga y él te sostendrá; no dejará para siempre caído al justo. Salmos 55:22


Reflexión

La comisión de parques recibió la orden de eliminar los árboles de cierta calle porque iban a ensancharla. Cuando la cuadrilla estaba a punto de iniciar su tarea, el capataz observó que en una de las ramas había un nido de petirrojo y la mamá pájaro estaba sentada en él. El capataz ordenó que cortaran el árbol más tarde.

Cuando los trabajadores regresaron al árbol, descubrieron que el nido estaba ocupado por pichones que tenían el pico bien abierto. Una vez más, dejaron el árbol en su sitio.

Volvieron a las dos semanas y hallaron el nido vacío. La familia de petirrojos había crecido y se fueron volando. Algo en la parte inferior del nido le llamó la atención a uno de los obreros. Se trataba de una pequeña tarjeta blanca, manchada, pero aún legible. Al separarla del barro y los palitos que armaban el nido, descubrió que era una tarjetita de la Escuela Dominical de la iglesia que decía: "Confiamos en el Señor, Nuestro Dios". Jóvenes estudiantes cristianos confiaron en la protección y providencia divina para la conservación del nido.

Mis queridos hermanos y amigos, la mayor garantía que tenemos para la solución de nuestras preocupaciones y problemas es dejarlas en manos del Señor. Puede ser que tales angustias se prolonguen un tiempo o se resuelvan de inmediato. El tema es que Él sabe lo que conviene y cuando conviene. Usa el sufrimiento y el dolor para curtirnos como guerreros. Como dice un refrán popular: "ningún mar en calma hizo experto a un marinero".

Que Dios te bendiga