Lectura de hoy

La lección del Arca de Noé

Génesis 7:11-14

…en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, fueron rotas todas las fuentes del gran...

REFLEXIÓN

Todo lo que necesitamos saber... lo aprendemos del Arca de Noé Uno: No perdamos el barco. Dos:...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

H.03.- La era de la conciencia

Lecturas El presente estudio analiza con detalle los textos bíblicos relacionados con el Diluvio Universal. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

La fe de un niño

Publicación:  Wednesday 9 January 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



… —De cierto os digo que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Mateo 18:3


Reflexión

Un domingo un hombre llamado Miguel dio un testimonio público  acerca de su relación con sus dos padres, el que lo crió cuando era niño y su Padre en el cielo.

Primero describió su confianza infantil hacia su padre terrenal como "sencilla y sin complicaciones". Siempre esperaba que su papá arreglara lo que se había roto y le diera consejos. Sin embargo, le aterraba la idea de no complacerle, porque a menudo olvidaba que el amor y el perdón siempre vienen uno detrás del otro.

Miguel continuó: "Hace algunos años causé todo un enredo y herí a muchas personas. Debido a mi culpa, terminé una relación feliz y sencilla con mi Padre celestial. Olvidé que podía pedirle, como a mi padre terrenal, que arreglara lo que yo había roto y buscar su consejo".

Pasaron los años. Finalmente Miguel tuvo una necesidad desesperada de Dios. En un momento se preguntó qué hacer. Alguien le dijo: "Dile a Dios que lo lamentas, ¡y hazlo en serio!"

En vez de ello, Miguel hizo preguntas complicadas, como: "¿Cómo funciona esto?" y "¿Qué pasará si...?"

Finalmente, alguien que lo quería mucho oró diciendo: "Dios, por favor, ¡dale a Miguel la fe de un niño!". Más tarde, Miguel dio un testimonio gozoso de restablecimiento de su relación con Dios: "¡El Señor lo había hecho!"

Mis queridos hermanos y amigos, Miguel encontró la intimidad con su Padre celestial. La clave para él fue practicar la fe sencilla y sin complicaciones. Para nosotros es igual, tengamos la sencillez y la inocencia de un niño, aunque estemos en cuerpo de adulto porque la fe brilla con mayor fulgor en un corazón puro y sencillo de niño.

Que Dios te bendiga