Lectura de hoy

Retrato de sí mismo

Mateo 7:16-20

Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos...

REFLEXIÓN

Después de años de trabajar en Roma, en esculturas de tamaño natural, Miguel Ángel fue...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

E.09.- La familia

Lecturas Estudio relacionado con el concepto bíblico de familia. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

¿Qué hacían los famosos?

Publicación:  martes 14 septiembre 2021   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Recuerda, por tanto, de dónde has caído, arrepiéntete y haz las primeras obras, pues si no te arrepientes, pronto vendré a ti y quitaré tu candelabro de su lugar. Apocalipsis 2:5


Reflexión

¿Qué hacían los famosos antes de convertirse en estrellas? Eso depende del protagonista. Aquí resumimos el pasado ya olvidado tras el glamour de la fama de algunos de ellos.

Norma Jean Morteson, mejor conocida como Marilyn Monroe, comenzó su carrera laboral revisando paracaídas en una fábrica. Los Estados Unidos habían entrado en guerra hacía poco tiempo. Un fotógrafo la descubrió cuando realizaba un artículo sobre la contribución femenina a la economía de guerra y la revista Yank le propuso convertirse en modelo. Tras cambiar el color de su cabello, el salto a la fama fue inminente: en 1945 era conocida como “el sueño de los fotógrafos”.

Otro grande, Elvis Presley, fue uno de esos muchachos que, aunque cantaba desde la escuela, tuvo que trabajar para sobrevivir. Este hombre de labios perfectos trabajó a los 19 años como chofer de camión en una compañía de electricidad hasta que cierto sábado de julio de 1953 fue a la compañía de discos Sun para hacer una grabación privada de la canción “My Happiness”, que le quería dar a su madre en el día de su aniversario. Y sí, ahí cambió todo.

Johnny Depp quería ser de todo menos actor. Dejó a su familia en 1980 para viajar a Los Ángeles con el propósito de trabajar como obrero de construcción -¿se imagina tenerlo haciendo la tapia del patio?- pero con la idea de convertirse en cantante de rock. Todo cambió para el chico Manos de Tijera cuando su primera esposa le presentó a Nicolas Cage y este lo convenció de hacer un casting. El resultado es conocido.

Siendo hijo de un guarda y de una cocinera, las posibilidades económicas de Liam Neeson, la voz del león en Narnia, eran algo limitadas. Se empleó en varios oficios antes de meterse de forma definitiva en la actuación. Entre ellos, fue boxeador, de hecho fue ahí donde le rompieron la nariz. Tras bajarse del ring se metió en la Universidad de Queens con la intención de ser maestro, pero lo dejó para estudiar actuación en Gaiety School of Acting. De ahí pasó al teatro.

Si bien es cierto que Jennifer Aniston es la hija del actor John Aniston, protagonista de la novela Days of Our Lives, y además nació en Sherman Oaks, muy cerca de Hollywood, esta jovencita tuvo que trabajar de salonera, tal como lo hizo su personaje Rachel en Friends, solo que en lugar de buscar un trabajo en modas, ella lo hizo como actriz luego de graduarse en la High School of Performing Arts. Los tiempos mejoraron cuando se mudó a Los Ángeles y aunque al principio apareció en fracasados programas de televisión y la rechazaron en una audición de Saturday Night Live, terminó siendo reconocida cuando le dieron la posibilidad de ser una “friend” más.

Antes de ser “una mujer bonita” Julia Roberts atendió una pizzería y de ahí saltó a la fama en una película que hablaba, casualmente, sobre una pizzería.

Sandra Bullock y Brad Pitt tienen algo en común: ambos repartían comida rápida en moto.

Antonio Banderas era el mesero más solicitado por las muchachas de su país.

Tom Cruise vendió helados, fue mesero, descargó camiones, repartió diarios y hasta boxeó. Es más, por una lesión en su rodilla abandonó el deporte para buscar una oportunidad en el cine.

Ahora ya casi ninguno se acuerda del pasado, esos eran otros tiempos.

Mis queridos hermanos y amigos, nunca olvidemos de donde venimos. Una buena manera de aplastar nuestro orgullo es siempre recordar de donde nos sacó Dios. La palabra “metanoia”, tomada del griego, quiere decir cambio de dirección y se utiliza en la Biblia cuando se habla de arrepentimiento. Todos los creyentes hemos transitado por caminos nada agradables para Dios. Llegado el momento su gracia nos tocó y decidimos cambiar de rumbo, tomar un camino nuevo que sabemos sí agrada a nuestro Señor. Sin embargo no podemos olvidar con ligereza de dónde nos sacó Dios, porque con frecuencia, nos enviará de regreso allí a sacar a otros y a darles una nueva vida. De allí el mandato divino de “haced discípulos”. Cumplamos con ese mandato y así agradaremos a nuestro Señor.

Que Dios te bendiga