Lectura de hoy

Retrato de sí mismo

Mateo 7:16-20

Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos...

REFLEXIÓN

Después de años de trabajar en Roma, en esculturas de tamaño natural, Miguel Ángel fue...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

E.09.- La familia

Lecturas Estudio relacionado con el concepto bíblico de familia. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Paisajes

Publicación:  jueves 9 septiembre 2021   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. 1 Corintios 15:58


Reflexión

El entorno de un hogar es casi siempre muy personal y refleja el gusto individual de los propietarios. Hacer que el exterior refleje al propietario es un talento singular que tienen en común los arquitectos, los paisajistas y los aficionados a la jardinería. Admiran tanto su trabajo que los amigos y vecinos van hasta allí, toman fotos y tratan de copiar lo que crearon esos talentosos artistas del paisajismo.

El paisajismo es sin duda un arte, pero también es mucho más.  Esos lugares tan singulares y atractivos dicen algo sobre el propietario. Expresan sus preferencias, permiten conocer lo que él aprecia y se observa el resultado de todos los esfuerzos que el propietario hizo para crearlo.

La mayoría de los jardineros dirán que aunque les gusta mucho la jardinería, esta requiere de mucho trabajo. Involucra la inversión de dinero, tiempo y mucho esfuerzo para crear los resultados deseados. Durante uno o dos años, un jardín bien cuidado requiere tanta atención y dedicación como un nuevo bebé. No obstante, si se está dispuesto a seguir las direcciones, invertir en los materiales necesarios, nutrir y regar las plantas del jardín y arrancar las hierbas malas, se puede esperar un precioso jardín.  Hace falta preparación, dedicación… y muchísimo trabajo.

Mis queridos hermanos y amigos, la manera en que vivimos nuestra vida física también expresa lo que somos y apreciamos. Se requiere preparación, nutrición de la Palabra y constante atención a las malas hierbas de nuestra vida diaria a fin de crear un bello y satisfactorio paisaje espiritual. Fácilmente se pueden observar a aquellas personas que reflejan un hermoso paisaje de vida, siempre están en paz y con un gozo especial que se refleja en todo lo que hacen. El secreto está en el equilibrio y en sus prioridades. Si las observamos de cerca veremos que en primer lugar está Dios, después la familia, en tercer lugar su trabajo, luego su servicio a otros y finalmente su ocio. Ellos pueden hacerlo todo y lo hacen para la gloria de Dios. El centro de su vida es el Señor, en verdad ponen de manifiesto el mandato bíblico tal y como dijo Jesús: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”… en ese orden.

Que Dios te bendiga