Lectura de hoy

El mantel

Isaías 55:8-9

Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos ni vuestros caminos mis caminos, dice...

REFLEXIÓN

El nuevo ministro, recién asignado a su primer ministerio para reabrir una iglesia en los...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

E.02.- La santidad

Lecturas Estudio sobre los conceptos de santidad de acuerdo a las Escrituras ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Ambición fiel

Publicación:  viernes 16 julio 2021   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo… Gálatas 6:14


Reflexión

A finales del siglo XIX, un antiguo estudiante de la Universidad de Oxford se convirtió en el Jefe de la administración de la justicia de Inglaterra. Uno de sus compañeros de clase se convirtió en el Secretario del Exterior de Gran Bretaña. Un tercero se hizo de una reputación internacional como escritor. Un cuarto, Temple Gairdner, era tal vez el más dotado entre sus compañeros de clase, pero no alcanzó fama ni influencia. ¿Por qué? Le entregó su vida a Cristo y vivió como misionero en lugares oscuros y peligrosos.

Gairdner pudo haberse convertido en alguien tan conocido como sus compañeros de estudio, sin embargo eligió otra vida. Cuando decidió hacerse misionero le escribió lo siguiente a su hermana: «Encuentro que es temiblemente difícil lidiar con la ambición. Parece tan natural, sobre todo con la crianza y la educación que uno recibió, esperar con ansias hacer una marca y un nombre y tan terriblemente difícil resignarse a vivir y a morir metido en algún rincón.»

Mis queridos hermanos y amigos, nosotros probablemente no recibamos el llamamiento a hacer ese tipo de sacrificio. Sí recibimos el llamamiento a buscar en la esfera espiritual a nuestro Señor primero y luego dejar que éste nos provea lo material, a través de múltiples medios con los cuales Él cuenta. Nuestro intelecto, la familia y el lugar donde nacimos, los medios para estudiar y las oportunidades de trabajo, todo eso lo provee el Señor. Él se encarga de nuestro diario vivir, de lo material, pero el ser humano no es solo eso, estamos llamados a trascender, a ser más que comida vestido y buen nivel de vida, estamos llamados a ser como Él. De allí el mandato: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Aprendamos a ambicionar lo que trasciende y dejemos de ambicionar lo que se destruye con el tiempo. Ambicionar lo que Dios ambiciona es la clave para obtener lo que Dios quiere darnos… gozo, contentamiento y felicidad que en el Señor es sinónimo de paz.  

Que Dios te bendiga