Lectura de hoy

Abuelas que oran

Mateo 6:9-10

Vosotros, pues, oraréis así: »“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea...

REFLEXIÓN

Durante cincuenta años, la Hermana Agnes y la señora Baker oraron para que su país, Letonia...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

D.04.- El mundo sobrenatural

Lecturas Estudio detallado sobre los habitantes del mundo sobrenatural y su influencia en la tierra. Se analizan con detalle los ángeles y los demonios. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Eres uno de nosotros

Publicación:  jueves 10 junio 2021   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Antes sed bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Efesios 4:32


Reflexión

Está bien, a veces tampoco sé por qué actuo así. Eres parte de nuestro grupo y te apoyamos. Con sólo esta declaración, la tensión se esfumó de la habitación y otros adolescentes expresaron su respaldo a Sara.

El escenario era una reunión comunitaria de adolescentes en una instalación de tratamiento de salud mental. Sara sufría de esquizofrenia crónica y a menudo no comprendía sus acciones ni tenía control sobre ellas. La tarde anterior, luego de regresar de una visita a su casa, encendió un pequeño fuego en su baño y causó problemas mayores en la unidad, incluyendo la evacuación y cancelación de las actividades programadas.

A la mañana siguiente, el personal y los pacientes se reunieron para lidiar con los inconvenientes causados por las acciones de Sara y el disgusto que estas provocaron entre el resto de los adolescentes. Casi durante una hora, ella permaneció callada, mientras todos intentaban que diera una explicación. Sara evadía las miradas de todos.

Sin embargo, cuando Sam, otro paciente, vino a la habitación, se arrodilló ante ella, miró su rostro y le expresó su respaldo. Ella reaccionó. Explicó cómo su madre se había transformado en iracunda y le había gritado: “¿Por qué no dejas de ser esquizofrénica?”

-Yo quería morir, por eso inicié el fuego, dijo Sara con voz apenas audible. Ella no pensó en el peligro. La disposición de Sam a perdonarla a pesar de su error en pleno juicio, ofreció protección a Sara para derramar su corazón ante el grupo.

Mis queridos hermanos y amigos, son los “Sams” de este mundo quienes nos hacen una comunidad que apoya gracias al perdón y a la compasión que proyectan. A eso hemos sido llamados, a estar al lado de quienes necesitan de nuestro apoyo y servicio porque como iglesia somos un solo cuerpo. A eso precisamente se refería el Señor cuando en Su Palabra dice: "Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo."

Que Dios te bendiga