Lectura de hoy

Abuelas que oran

Mateo 6:9-10

Vosotros, pues, oraréis así: »“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea...

REFLEXIÓN

Durante cincuenta años, la Hermana Agnes y la señora Baker oraron para que su país, Letonia...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

D.04.- El mundo sobrenatural

Lecturas Estudio detallado sobre los habitantes del mundo sobrenatural y su influencia en la tierra. Se analizan con detalle los ángeles y los demonios. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Recorre el camino

Publicación:  miĆ©rcoles 9 junio 2021   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



El justo anda en su integridad. Proverbios 20:7


Reflexión

El señor Winston Churchill, líder irascible de Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial, es uno de los más nombrados de los tiempos modernos. Lo que muchas personas olvidan es que también está vinculado con una de las derrotas más viles de la historia de Inglaterra contemporánea, la campaña Gallipoli, de la Primera Guerra Mundial, que le obligó a presentar su dimisión del Almirantazgo en 1915 y casi destruyó su carrera.

¿Claudicar? ¡No Winston Churchill! De hecho, veinticinco años después, el 10 de mayo de 1940, sucedió a Chamberlain como primer ministro. Los días posteriores, sin embargo, fueron considerados los más sombríos de toda la historia inglesa.

La Segunda Guerra Mundial trajo consigo Dunkerque y el desplomo de Francia. Londres fue bombardeado durante toda la noche, por aquel bien conocido ataque relámpago. Era precisamente en esas ocasiones que Churchill urgía a sus compatriotas a conducirse de tal modo que, “si el Imperio Británico y su nación perdurara por miles de años, los hombres pudieran decir: Este fue su mejor momento.”

¿Dudó Churchill alguna vez acerca del desenlace del conflicto mundial que amenazaba con destruir todo lo que él amaba? Sería humano si lo hubiera hecho. Él vivió en carne propia el reto que hiciera a los hombres de su nación. Se condujo a sí mismo, tan efectivamente, que los historiadores consideran que aquel tiempo fue “su mejor hora”. En términos sencillos: “Anduvo el camino y fue eco de sus palabras.”

Mis queridos hermanos y amigos, en un sentido, Churchill y otros líderes mundiales que respetamos, no difieren tanto de nosotros. También enfrentamos el reto de vivir a diario con integridad y honestidad, de modo que sea dicho de nosotros como lo fue de Churchill, que cuando enfrentamos desafíos, fue nuestra mejor hora.

Que Dios te bendiga