Lectura de hoy

Un sueño hermoso

Hechos 9:1-5

Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al Sumo sacerdote...

REFLEXIÓN

Treinta hombres, con los ojos inyectados en sangre y despeinados, estaban de pie ante un juez...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

C.08.- La entrega del cristiano

Lecturas Estudio sobre la genuina entrega del cristiano. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Tu luz

Publicación:  miércoles 20 enero 2021   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Otra vez Jesús les habló, diciendo:
—Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
Juan 8:12


Reflexión

Un sabio maestro, contó a sus discípulos la siguiente historia:
“… Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada. Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró encender una pequeña tea. Pero la luz que daba era tan escasa que aun así no se podía ver nada. Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás a que prendieran su propia tea y así, compartiendo la llama con todos, la caverna se iluminó”.

Uno de los discípulos preguntó:

“¿Qué nos enseña, maestro, este relato?”

El Sabio contestó:

“Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario la hace crecer.”

Mis queridos hermanos y amigos, la luz que vino al mundo hace más de 2,000 años no se apaga ni se agota. Por el contrario, las buenas noticias de perdón traídas por Jesús son una luz que al compartirla se acrecienta.  Comuniquemos las buenas nuevas, expandamos la luz, cumplamos con el mandato de ser luz. Así el mundo tendrá la oportunidad de salir de la oscuridad y glorificar a nuestro Padre celestial. Él mandó a Jesús precisamente para eso, para ser la luz del mundo; y dejó a Su iglesia en la tierra para que propagara esa luz. Cumplamos con el mandato celestial, es nuestro deber.

Que Dios te bendiga