Lectura de hoy

La carrera

Hebreos 12:1-2

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos...

REFLEXIÓN

En 1992, los Juegos Olímpicos de verano se celebraron en Barcelona, España. Uno de los corredores...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

B.01.- La Iglesia

Lecturas Estudio que analiza en detalle el concepto de iglesia de Jesús y de los apóstoles ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Aviva la llama

Publicación:  lunes 11 enero 2021   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



El que confía en sus riquezas caerá, pero los justos reverdecerán como el follaje. Proverbios 11:28


Reflexión

Cuentan que un rey muy rico de la India, tenía fama de ser indiferente a las riquezas materiales y hombre de profunda religiosidad, cosa un tanto inusual para un personaje de su categoría.

Ante esta situación y movido por la curiosidad, un súbdito quiso averiguar el secreto del soberano para no dejarse deslumbrar por el oro, las joyas y los lujos excesivos que caracterizaban a la nobleza de su tiempo.

Inmediatamente después de los saludos que la etiqueta y cortesía exigen, el hombre preguntó: Majestad, ¿cuál es su secreto para cultivar la vida espiritual en medio de tanta riqueza?

El rey le dijo: Te lo revelaré, si recorres mi palacio para comprender la magnitud de mi riqueza. Pero lleva una vela encendida. Si se apaga, te decapitaré.

Al término del paseo, el rey le preguntó: ¿Qué piensas de mis riquezas?

La persona respondió: No vi nada. Sólo me preocupé de que la llama no se apagara.

El rey le dijo: Ese es mi secreto. Estoy tan ocupado tratando de avivar mi llama interior, que no me interesan las riquezas de fuera.

Mis queridos hermanos y amigos, muchas veces deseamos vivir como mejores cristianos y tener vida espiritual, pero no nos decidimos apartar la mirada de las cosas que nos rodean y deslumbran con su aparente belleza. Procuremos “ver hacia adentro” y avivar nuestra llama espiritual, pues al tener nuestra mente y nuestro corazón puestos en el Señor, podremos aprender a conocerle y a amarle. De esta manera las trivialidades y preocupaciones de la vida no podrán apartarnos del buen camino. Crecerá nuestro amor por nuestra familia y nuestros semejantes. Viviremos alegres en esta vida y nos prepararemos para alcanzar la felicidad eterna al lado de nuestro Padre.

Que Dios te bendiga