Lectura de hoy

Dientes desechables

Eclesiastés 11:5

Así como no sabes por dónde va el viento ni cómo se forma el niño en el vientre de la...

REFLEXIÓN

Sin lugar a dudas los hábitos alimentarios y el éxito depredador están íntimamente ligados...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

C.02.- El carácter del cristiano

Lecturas Estudio detallado de las bienaventuranzas ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

La Biblia que no se quemó

Publicación:  Monday 26 October 2020   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



No añadan ni quiten palabra alguna a esto que yo les ordeno. Más bien, cumplan los mandamientos del Señor su Dios. Deuteronomio 4:2


Reflexión

Se quemaron los bancos, los retablos, no quedó nada, sin embargo nadie se explica cómo la Biblia que se encontraba colocada en el altar no sufriera ningún tipo de daño.

«Está intacta, y la mantilla sobre la que se posaba, también, esto es un misterio», declaraba un testigo presencial.

El hecho sucedió en la Capilla de Pastur, en un pequeño pueblo llamado Illano, que desde entonces tiene una nueva leyenda, que para muchos será inexplicable y a otros les hará dudar.
« ¿Ahora voy a tener que empezar a creer en Dios?», se preguntaba un vecino de Illano.

Las hipótesis no se hicieron esperar. Unos vecinos decían: «Ya te lo decía yo, que aquí siempre hubo misterio»; otros: «Seguro que estaba hecha de un material ignífugo». Cada uno a su manera sacó sus propias conclusiones, lo que sí es verdad es que el lugar parece estar rodeado de una religiosidad especial.

El incendio ha supuesto una gran conmoción en la comarca, ya que, al margen de las leyendas que rodean al templo, por ahora la zona permanece acordonada.

Illano llora a su Santina, cientos de devotos se despidieron de ella el jueves sin saber que aquel sería su último adiós. «¿Sabe si se quemó la Santina?». La Santina se había quemado. La Biblia no.
Mis queridos hermanos y amigos, la Biblia es el libro más perseguido en la historia del hombre. Desde tiempos de los romanos, hasta el día de hoy, se han decretado leyes en su contra. Se ha prohibido su lectura y se ha amenazado con la muerte a aquellos que la posean. Aún así, sobrevivió. En el año 1778, el pensador y escéptico francés, Voltaire afirmó que 100 años después de su muerte, la Biblia dejaría de existir. Voltaire murió y han pasado más de 100 años, y aquí está la Biblia. Lo que es más, 50 años después de la muerte de Voltaire, la sociedad bíblica de Génova, usó la misma prensa en su casa para producir montones de Biblias, ¡Qué ironía!

En el año 303 DC el emperador Dioclesiano, ordenó destruir a los cristianos y a su libro sagrado. No solamente no lo logró, sino el emperador que le siguió, Constantino, solo 25 años más tarde, ordenó que se prepararan 50 Biblias a expensas del gobierno romano. Así es el Señor.

Dios ha preservado las Escrituras porque definitivamente la Biblia es su Palabra. No es un libro cualquiera, es la misma Palabra de Dios. A todos nos conviene conocer los que Dios tiene que decirnos. Leamos la Biblia, es para la alabanza de nuestro Señor y para nuestro propio beneficio.

Que Dios te bendiga