Lectura de hoy

Anuncio clasificado

Isaías 43:19

He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz, ¿no la conoceréis? Otra vez abriré...

REFLEXIÓN

Cuenta un hombre la siguiente historia: En el periódico local de mi ciudad salió el siguiente...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

H.01.- La revelación progresiva de Dios

Lecturas Estudio sobre la progresividad de la revelación de Dios al hombre ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Serás grande

Publicación:  miĆ©rcoles 10 julio 2024   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Entonces le respondió Pedro, y dijo:
--Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.
Y él
dijo:
--Ven.
Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.
Mateo 14:28-29


Reflexión

Cuando Luciano Pavarotti era un niño, su abuela lo ponía con frecuencia en su regazo y le decía: "Serás grande ya lo verás". ¡Los sueños de la abuela era ver a Luciano convertido en un gran banquero!

En vez de ello Pavarotti fue maestro. Enseñó por un tiempo en un colegio primario, cantando algunas veces en ocasiones especiales. Su padre fue el que lo motivó a desarrollar su voz, reprendiéndolo cada ves que cantaba por debajo de su potencial.

Finalmente a los 22 años, Pavarotti dejó de enseñar para vender seguros. Continuó buscando algo estable en donde pudiese apoyarse financieramente, en caso de no tener éxito en el mundo de la música. El negocio de los seguros le permitió tomarse tiempo para tomar lecciones de canto y el resto es historia.

La estrella de la ópera dijo una vez en una entrevista: "Estudiar canto fue el momento del cambio en mi vida. Es un error seguir en la vida el camino seguro". Agregando con un guiño en sus ojos: " Mi Maestro me preparó. Pero ningún maestro me dijo jamás que iba a ser famoso. Solo mi abuela lo hizo"

Mis queridos hermanos y amigos, se necesita valor para dejar una posición que se considera segura y comenzar en una nueva dirección. Pero si no nos arriesgamos, nunca nos daremos cuenta de nuestro potencial. Pavarotti se preparó para dar ese paso y fue grande. No podemos saber si a nosotros nos ocurriría lo mismo, sin embargo, preparémonos, porque la suerte se define como "cuando la oportunidad se encuentra con la preparación".

Hay que tener fe para bajarse de la barca y caminar sobre el agua.  Eso se logra cuando es el Señor el que te llama, no cuando tú decides ir por tu cuenta. Es muy fácil distinguir. Si es tu Señor el  que está llamando, Él te prepara primero, te da dones y talentos y te los desarrolla. Luego pone en tí el querer y el hacer. Así es Él.

Que Dios te bendiga