Lectura de hoy

Anuncio clasificado

Isaías 43:19

He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz, ¿no la conoceréis? Otra vez abriré...

REFLEXIÓN

Cuenta un hombre la siguiente historia: En el periódico local de mi ciudad salió el siguiente...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

H.01.- La revelación progresiva de Dios

Lecturas Estudio sobre la progresividad de la revelación de Dios al hombre ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Un pedazo de pastel

Publicación:  lunes 8 julio 2024   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



… y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:
«Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor ni desmayes cuando eres reprendido por Él, porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo».
Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?
Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, no hijos.
Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?
Y aquellos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero este para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad.
Hebreos 12:5-10


Reflexión

A veces nos preguntamos, ¿Que hice para merecer esto? ¿Porque Dios tiene que ser tan injusto conmigo?

Una joven le cuenta a su madre como todo en el presente le ha salido mal; no salió bien en el examen de Matemáticas, su enamorado resolvió terminar con ella y su mejor amiga está de paseo en otra ciudad.

En horas de amargura, una madre sabe qué puede agradar a su hija...  Le preparará un sabroso pastel. En aquel momento tan difícil, abrazó a su hija y la llevó a la cocina, consiguiendo arrancar de su rostro una sonrisa.

Luego que la madre separó los utensilios e ingredientes que usaría, los colocó en la mesa y preguntó a su hija:

- Querida, ¿quieres un pedazo de pastel?

- Claro madre, sabes que me encanta el pastel...

- Está bien, respondió la madre. ¡Bebe un poco de ese aceite que está en la cocina!

Asustada, la hija respondió:

- ¿Cómo dices? !Jamás!

¿Qué tal si te comes un huevo crudo?

¡Nunca, Madre!

-¿Quieres comer un poco de harina de trigo o bicarbonato de sodio?                                                     

-¡Madre, eso no me agrada, me enfermaría!

La madre le respondió:

- Es verdad, todas esas cosas están crudas, sosas, mas cuando las colocamos juntas, en su justa medida, ¡ellas hacen un delicioso pastel!

Mis queridos hermanos y amigos, Dios trabaja de forma similar. La gente se pregunta, ¿porque Él permite que pasemos por momentos difíciles? no saben que cuando Él permite que todas esas cosas entren en el orden perfecto, siempre obran a bien. No necesitamos conformarnos con ingredientes crudos, dejemos TODO en sus manos... y ese todo se tornará en un fantástico pastel de vida.

Que Dios te bendiga