Lectura de hoy

Llenando el cántaro

Salmos 143:10

Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra...

REFLEXIÓN

Cuentan que una vez un hombre envió a su joven hijo a llenar un cántaro al río, y le dijo...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

F.10.- María la madre de Jesús

Lecturas Estudio detallado de María la madre de Jesús, desde la perspectiva bíblica ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

El principio del boomerang

Publicación:  martes 11 junio 2024   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.

Salmos 126:5


Reflexión

Estamos convencidos de que cuando las motivaciones de la gente son puras y genuinamente desean agregar valor a los demás, no pueden ayudar a otros sin recibir algún beneficio. La retribución pudiera ser inmediata o pudiera tomar largo tiempo en llegar, pero ocurrirá. Y cuando lo haga, la relación comienza a resonar con sinergia.

Todos estarán probablemente familiarizados con la historia de Helen Keller, la muchacha sorda y ciega cuya vida fue transformada gracias a los esfuerzos de Anne Sullivan. Keller, quien solo tenía siete años cuando Sullivan llegó a su vida, vivía casi como un animal. Pero Sullivan la enseñó a comunicarse y le abrió el mundo a ella. Para cuando Keller llegó a ser adulta, ella podía cuidarse a sí misma. Ella llegó a recibir un grado del Radcliffe College y se convirtió en una famosa escritora y conferencista.

Lo que tal vez no sepamos es que cuando Anne Sullivan enfermó años más tarde, la persona que cuidó de ella no fue otra que Helen Keller. La ayudadora se convirtió en la que necesitaba ayuda y aquella a quien ella había agregado valor se volteó y agregó valor a su vida.

Mis queridos hermanos y amigos, invirtamos en los demás, y tal como un "boomerang", tal inversión regresará, a veces de la manera menos esperada.

Que Dios te bendiga