Lectura de hoy

Reflejo de tus acciones

Mateo 7:1-5

No juzguéis, para que no seáis juzgados, porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados...

REFLEXIÓN

Un hombre conducía camino a su casa durante una noche lluviosa, delante de él iba otro...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.12.- Los apóstoles y el perdón

Lecturas Estudio sobre el verdadero perdón de Dios y la falsedad de los apóstoles actuales ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

Preparado para la venida

Publicación:  Monday 17 June 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.

Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.
1 Tesalonicenses 4:13-18


Reflexión

Cuando Shsckelton había sido forzado a salir y dejar su búsqueda en el Polo Sur, dejó a sus hombres en la Isla Elefantes y les prometió regresar por ellos. 

Tratando de hallar la mejor manera para hacer su viaje a South Georgia, trató de regresar por sus hombres para cumplir su promesa y fracasó; lo intentó de nuevo y fracasó. El hielo se interponía entre ellos y la isla, por lo cual no podía acercarse a ella. Él les había prometido a sus hombres regresar y como no podía hacerlo no tuvo reposo. Aunque la temporada era adversa, él intentó llegar con su pequeño barco "Yaliho”, sabiendo que la barrera de hielo era muy gruesa. Shsckelton lo intentó una y otra vez. No era el tiempo del año adecuado, pero, curiosamente, entre más cerca estaba de la isla, más se abría una avenida entre el mar y el lugar donde había dejado a sus hombres. 

Finalmente llegó, poniendo su barco en gran riesgo. Recogió a todos sus hombres, los puso a bordo y salió antes de que el hielo chocara contra él. Todo esto se hizo en una media hora. Cuando la emoción ya casi había terminado volteó a ver a uno de sus hombres y dijo:

- Bien, todos ustedes estaban empacados y listos. 

El hombre contestó: como ves, Jefe, Wild (el segundo al mando) nunca perdió la esperanza y cuando veíamos que el mar estaba libre de hielo, él enrollaba su bolsa de dormir y decía, "Enrollen sus bolsas de dormir, muchachos: el jefe puede llegar hoy” y así lo hicimos una y otra vez, hasta que usted llegó.

Mis queridos hermanos y amigos, así como los marineros estaban seguros de que su jefe iba a regresar por ellos, nosotros debemos estarlo también de que Jesús va a regresar por nosotros, porque Él lo prometió. Así que preparémonos y enrollemos nuestra bolsa de dormir, porque el Señor puede venir hoy mismo.

Que Dios te bendiga