Lectura de hoy

Semilla y fruto

Juan 12:27

De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda...

REFLEXIÓN

A un buen amigo, cuya vida en su mundo era un tanto permisiva, se le diagnosticó una enfermedad...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

A.04.- Siguiendo a Jesús

Lecturas Este estudio nos lleva a reflexionar sobre la verdadera naturaleza del cristianismo como una forma de vida. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

La fe de un niño

Publicación:  Tuesday 12 March 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Esta es la confianza que tenemos en Él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye. Y si sabemos que Él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. 1 Juan 5:14-15


Reflexión

Un pobre muchacho alemán, que deseaba ser recibido en una escuela morava escribió una carta, la cual dejó en el correo, dirigida al "Señor Jesús en el cielo".

La carta decía más o menos como sigue: "Mi Señor y Salvador Jesucristo: he perdido a mi padre. Somos muy pobres, pero yo sé que Tú dices en tu palabra que eres mi Padre y que puedo acercarme a tu trono para pedirte ayuda. Yo creo lo que Tú dices, Señor. Ahora te pido ayuda para que des a mi madre los medios necesarios para colocarme en la escuela morava: ¡Me gustaría mucho seguir estudiando! Te lo ruego; y te amaré aun más".

El administrador de correos, viendo la dirección tan extraña, abrió la carta. Fue leída en una reunión de la Sociedad Morava, y la baronesa de Leppe aceptó la responsabilidad de ser la protectora del muchacho y lo envió a la escuela como él deseaba. De esa forma el Señor contestó la oración del niño.

Mis queridos hermanos y amigos, los incrédulos llamarían a esto “coincidencia”, porque no tienen otra explicación válida. Los creyentes entendemos que en el Reino de Dios no hay coincidencias, solamente reina Su voluntad. El tema aquí es entender que nuestro Señor tiene SU forma de hacer las cosas, que generalmente no es igual a como nosotros las haríamos, es precisamente por eso que Él es nuestro Dios y nosotros… no lo somos.

Que Dios te bendiga