Lectura de hoy

La llave perdida

Mateo 25:34-40

Entonces el Rey dirá a los de su derecha: "Venid, benditos de mi Padre, heredad el Reino...

REFLEXIÓN

Un sabio encontró a un muchacho cuando éste estaba buscando algo de rodillas. - ¿Qué...

» Continúa     » Escuchar Audio  Escuchar Audio

Reciba diariamente la Lectura de Hoy en su correo electrónico sin ningún compromiso.

Suscribete a Unanimes

Estudio Bíblico de la semana

H.03.- La era de la conciencia

Lecturas El presente estudio analiza con detalle los textos bíblicos relacionados con el Diluvio Universal. ...

» Descargar     » Escuchar Audio  Estudios

La esperanza flota

Publicación:  Monday 11 March 2019   |  Escuchar Audio  Escuchar Audio |  Enviar a un amigo Enviar a un amigo



Si Jehová se agrada de nosotros, Él nos llevará a esta tierra y nos la entregará; es una tierra que fluye leche y miel. Números 14:8


Reflexión

Una mañana de 1878, un joven llamado Harley decidió que la compañía de jabones y velas que había fundado su padre debía producir un jabón nuevo, blanco y  cremoso, delicadamente perfumado. Quería que fuera el mejor del mercado, capaz de competir con los mejores jabones de la época importados de Castilla.

Harley invitó a su primo, James, a que le ayudara con el proyecto.

James, químico, quedó intrigado con la idea. Puesto que la compañía de la familia había sido la proveedora de jabón para el ejército durante la Guerra Civil, ambos pensaron que tenían una posibilidad de lograr éxito en el mercado. Los dos hombres se hicieron compañeros con la esperanza de crear un producto singular y de ganarse una buena manera de vivir al mismo tiempo.

No le llevó mucho tiempo a James preparar una fórmula para el jabón, y pronto empezaron la producción. Llamaron a su producto simplemente "Jabón Blanco", queriendo recalcar su pureza. De  inmediato se vendió bien, pero Harley pensaba que algo faltaba.  De alguna manera no habían logrado captar el mejor potencial del producto.

Descubrieron la pieza que faltaba como resultado de la contribución inesperada de un hombre llamado Clem, que supervisaba las tinas de jabón en la fábrica. Un día Clem se fue a almorzar y se olvidó apagar la mezcladora. Cuando regresó halló que la máquina había batido demasiado aire en la solución jabonosa. A pesar de su equivocación, no quiso desperdiciar el lote, así que lo vació en los moldes para que se endureciera, confiando en que ocurriera lo mejor.

Así es como aparecieron en los almacenes los primeros jabones llenos de aire y flotantes.

La reacción de los clientes fue abrumadora. La fábrica fue inundada con cartas que ordenaban el asombroso jabón que flotaba en la superficie y que no se perdía debajo del agua turbia. Cuando los primos finalmente lograron descifrar lo que había ocurrido, inmediatamente cambiaron su método de producción, pidiéndole a Clem que batiera todos los lotes de jabón un tiempo adicional. También hicieron otro cambio. El nombre "Jabón Blanco" parecía demasiado ordinario para un jabón tan innovador. Al pensar al respecto un domingo en la iglesia, Harley se inspiró en un pasaje del Salmo 45: “Mirra, áloe y casia exhalan todos tus vestidos; desde palacios de marfil te recrean”. Eso era. Llamarían en inglés “marfil” o sea "Ivory" al jabón. El jabón "Ivory" llegó a ser la base de una gran alianza entre los primos Harley y James, alianza que continúa hasta nuestros días. Ah, ¿olvidamos mencionar sus apellidos? Eran Procter y Gamble.

Mis queridos hermanos y amigos, como dice la Escritura: “Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia”… Lo que está dispuesto por el Señor que ocurra… ocurrirá. No importa lo que hagamos o dejemos de hacer, en verdad ocurrirá. Así que es mejor descansar en la voluntad de Dios y no en la nuestra, de esta forma viviremos mejor, de esta forma vivi9remos en paz.

Que Dios te bendiga